Cultura

¿Qué oculta tu regalo del Día de la Madre?

por Natalia Coderch

13/10/2016

Cuando pensás en un obsequio para mamá, seguramente te detenés a analizar qué le gusta o qué necesita... o al menos así debería ser. Claves para entender qué mensaje se esconde detrás de la sorpresa que estás preparando.

¿Qué oculta tu regalo del Día de la Madre?
No es una buena idea hacer enojar a tu vieja justo en su día.

La agenda nos recuerda que está por llegar el tercer domingo del mes de octubre, y eso en Argentina significa Día de la Madre.

Durante meses lo gestaste en tu vientre, viste crecer tu pancita, imaginaste miles de veces el sorprendente momento de conocer a esa personita. Ese bebé nació y te llenó de felicidad. Verlo empezar a caminar, su primera papilla, dientitos y palabras. Cada inicio del jardín de infantes, primaria y secundaria. Su viaje de egresados, la facultad, el trabajo, parejas y amigos. Te desvelaste, reíste, lloraste y hasta sufriste las veces que se mandó algún moco y tuviste que retarlo, se lastimó o estuvo enfermito. Repasaste tablas, sujeto y predicado, inglés, etcétera. Fuiste a muestras de arte, reuniones de padres, lo llevaste y trajiste de cientos de cumpleaños, partidos, patín, danza, artes marciales, dibujo o la actividad que haya hecho. Fue realmente hermoso acompañarlo durante su aprendizaje pero… ¿todo tu amor y devoción para que el Día de la Madre te regale una olla a presión? Claramente en algo fallaste o el mensaje que estuviste enviando a toda la humanidad sobre tu persona tiene un virus troyano.

Siempre es lindo recibir regalos. No es que en sí sea “lo importante” sino que lo que vale es la intención, dice la conocida frase. El problema está en el mensaje, porque créanlo o no, detrás de cada obsequio hay un mensaje subliminal. La cuestión es determinar el significado de dicho mensaje. Revista Magna te ayuda a “leer entre líneas” lo que tus hijos quieren decirte con sus regalos.

Quizás en alguna oportunidad te llevaron el desayuno a la cama y dijiste: “¡Qué divino!”. Pero cuando entraste a la cocina, parecía que había pasado un tornado: pilas de utensilios sucios desplegados por doquier, azulejos y piso salpicados, llenos de manchas, tan solo por la elaboración de un café, tostadas y un jugo exprimido. En este caso te agasajaron con la sorpresa de un rico desayuno, sin embargo el mensaje final dice: “Todo muy lindo, pero ahora andá y lavá los trastos vos”.

Un día de spa como homenaje es directamente proporcional a que te ven hecha percha, y creen que dedicarte unas cuantas horas a vos te vendría genial. Si el aspecto de tu pelo suele ser un desastre de magnitudes épicas y el obsequio fuera una planchita, secador de pelo o un día completo en la peluquería, el mensaje es obvio: “Arreglate esas crenchas, lookeate un poco, mamá”.

Cualquier regalo relacionado con perfumes, sales o espumas de baño tiene dos lecturas posibles: “Bañate y perfumate, por el amor de Dios” o “Sabemos que te encantan estas cosas, disfrutalo”.

Por otra parte, cremas corporales o anti-age tienen un gran cartel que dice: "Estás arrugada cual tortuga envuelta en un pergamino, con este presente te ayudamos a ayudarte”.

Salvo que tu madre sea Maru Botana y realmente disfrute lo relacionado con lo culinario, las batidoras, cacerolas, multiprocesadoras y demás no han sido compradas pensando "mi vieja quisiera esto”, sino en “má, queremos que vos hagas tal cosa para nosotros”.

Quizás percibiste que la escoba estaba gastada y pensaste que era buena idea renovársela a tu madre. Pero si le das una, quizás le estés diciendo bruja. Si le regalás un libro de cocina, tal vez el mensaje que ella interprete sea “aprendé a cocinar”. Ojo al piojo hijitos, hagan bien su tarea y piensen en no herir susceptibilidades.

Mensaje para las madres

Hay un mundo entero de posibilidades en cuanto a regalos para el Día de la Madre y está en vos emitir el mensaje correcto para que tus hijos lo lean con claridad. Si querés una cartera, decilo. No empieces a dar vueltas con frases al estilo “hace años que tengo la misma cartera”. A no ser tan retorcidas: dejemos de perseguirnos con el bendito mensaje subliminal. Que te regalen un set de aromatizantes no significa que te estén tratando de olorosa, sólo es un pequeño llamado de atención que puede estar diciendo “mejorá ciertas cosas” o “deleitate con el presente”.

¿Moraleja?

Los regalos ocultan mensajes, así que cuidado con el que quieras dar. Si es con amor y pensando en ella, siempre va a ser especial.

Feliz día de la madre a todas las mujeres. Porque aunque no tengan hijos, siempre hay amigos, parejas o mascotas a quien sin intención cobijaron bajo sus halos maternales.