Vida Sana

Recomendaciones para elegir el protector solar ideal

por

28/02/2013

Recomendaciones para elegir el protector solar ideal

Llegó el verano y aparecen de manera inevitable las ganas de broncearse. Sin embargo hay ciertas precauciones que hay que tomar para poder disfrutar de los rayos solares y cuidar la salud.

Por Agustina Zelayeta | E-mail: azelayeta@revistamagna.com.ar

Fernando Stengel, médico dermatólogo y presidente de la Fundación del Cáncer de Piel, explica que “diciembre y enero son los meses en que existen más rayos ultravioletas en la atmósfera y en los que la piel requiere mayor protección.”

Las cremas protectoras son las más elegidas a la hora de cuidar la piel de los rayos solares. No obstante, Stengel señala que para dar con la adecuada es necesario disponer de cierta información. Es por eso que expresa: “Las cremas protectoras son un aliado eficaz y fundamental en la lucha contra el daño del sol en la piel, pero no reemplazan de ninguna manera a una actitud juiciosa frente al sol”.

Para llamar a una crema protectora esta tiene que ser de un factor 15 o superior. Imagen: grblgmoda.blogspot.com

Para tomar una actitud juiciosa frente al sol, según Stengel, el mejor aliado es la sombra. “Sombra corta, riesgo alto, sombra larga, riesgo bajo. Si la sombra está más corta que su altura, el sol está muy fuerte porque está sobre la cabeza de uno. Por el contrario, si la sombra está larga, el sol ya está cayendo”, afirma.

Al momento de comprar un protector solar, Stengel asegura: "Para llamar a una crema protectora esta tiene que ser de un factor 15 o superior”. Además, expresa que “existe muy poca diferencia entre un protector solar de factor 30 y uno de 60 si se aplican y reaplican de la manera correcta. Pero también es necesario saber que aun cuando uno se aplica una crema ´pantalla total´ la protección jamás es total”, dice.

“No cuidarse de los rayos ultravioleta puede traer consecuencias irreversibles para la piel”, señala Stengel. "Una de ellas es lo que se denomina ´fotoenvejecimiento´, que es el envejecimiento de la piel producido por el sol". Acorde con Stengel, este envejecimiento no tiene nada que ver con la edad de la persona, sino con los años de exposición al sol sin el cuidado adecuado.

Stengel afirma: “Los adultos deben comprender que los daños provocados por el sol en la piel son acumulativos e irreversibles”, y agrega: “No existen productos que reviertan de forma eficaz el daño solar, algunos pueden sólo atenuar de manera parcial sus efectos.”

A la hora de comprar una crema de protección solar:

•Nunca comprar un factor menor a 15, la protección no es eficaz con factores menores.

•Reaplicar las cremas cada 2 horas, según la actividad física que se realice. Cuanto mayor sea, más corto debe ser el período entre las aplicaciones.

•Siempre comprar una protección de “amplio espectro”. Es decir, una protección que resguarde la piel de todos los rayos ultravioleta (los UVA y los UVB).

•Evitar el “cóctel de números”: es decir, no aplicar una protección de factor 60 en la cara y escote, 40 en la zona abdominal y 8 en las piernas. La protección debe ser al menos de 15 y para todo el cuerpo.

A la hora de aplicar la crema:

•Aplicarla uniformemente. Una crema factor de protección funciona como tal sólo si se aplican 2 miligramos por centímetro cuadrado de piel. Por lo general, sólo aplicamos 1/2 a 1 miligramo por centímetro cuadrado para no sentirla engrasada. Tendrán que dividir por dos o por tres la protección real. Así, una crema 40 será sólo de 20 o 15. Por ello, favorecemos las protecciones mayores, FPS 30+ para las personas que se exponen en playas, deportes, etc.