Cultura

Roberto Arlt: un poco de calle no viene mal

por

02/04/2015

Roberto Arlt: un poco de calle no viene mal

A 155 años de su nacimiento, sus obras aun pueden sentirse como lecturas que responden a nuestra cotidianidad.

Por Vanina Beviglia

El hombre caminaba despacio. Triste. Aburrido. Yo vi en él el producto de veinte

 años de garita con catorce horas de trabajo y un sueldo de hambre, veinte años

de privaciones, de sacrificios estúpidos y del sagrado terror de que lo echen a la

calle. - "La tristeza del sábado inglés" en "Aguafuertes Porteñas" -

Emblemática foto de Roberto Arlt desde un balcón de Buenos Aires. | Imagen: «Roberto Arlt (1935)» de autor desconocido.

El 2 de abril se cumplen 115 años del nacimiento de un escritor que vivió una vida ligada a la literatura y a la observación de la realidad. Es Roberto Arlt quien tal vez no trascendió con el debido reconocimiento a nivel internacional pero que a nivel local tuvo, desde sus primeros pasos, intervenciones de peso que bien valían la pena ser comunicadas. Sus contemporáneos no lo respetaban con preeminencia por la importante cualidad de cronista que desarrolló, pero aun así pudo ir ganando un espacio que hoy todavía conserva como quien le dio al lenguaje literario un nuevo registro.

Roberto Arlt escribió entre guerras y rodeado de una inmigración que, cuando él era un jovencito, iba asentándose para formar esa clase social que sería, con posterioridad, el centro de su observación: la clase media. Escribió narrativa, teatro y unas crónicas cotidianas a las que dio en llamar Aguafuertes. Es en base a estas últimas sobre las que intentaré trazar un recorrido, puesto que pueden ser increíblemente adecuadas para hablar de contextos que hoy rozan nuestra sociedad moderna y que de hacer una lectura cada día nos conmoverán por lo increíblemente actuales.

El aguafuerte es una modalidad de grabado que trabaja con un líquido con ácido que corroe la superficie donde se posa. Y en paralelo, de la misma forma, sus Aguafuertes literarias serían como esa especie de líquido que corroe la sociedad relevando usos y costumbres del ambiente sobre el que se posara la mirada.

Consolida un camino de lecturas y pensamientos

Un personaje de Roberto Arlt, Silvio Astier, en su novela El juguete rabioso presenta por momentos en sus parlamentos sueños de transcendencia, deseo de ser admirado y elogiado por los demás para no morir nunca. Y Arlt podría estar hablando en su personaje del anhelo de fama pero también del productor literario que, con sus creaciones, permanecerá vivo e inalterable por el resto de las generaciones.

Y parte de la clave de lectura de Roberto Arlt es entender cómo él se hacía carne en sus personajes y cómo hablaba en boca de sus narradores protagonistas. Es así cómo funda en sí mismo ese afán de transcendencia tras convertirse en un profundo observador de la sociedad y un experto cronista de lo que en ella sucedía.

Arlt revoluciona el lenguaje, trasladando a sus escritos el habla de la calle y propiciando un lugar para cada uno de los prototipos porteños que serán el centro de sus apreciaciones. Escribe desde su Flores natal para hablar de quienes buscan empleo, se refiere a las muchachas solas, a los jóvenes tímidos y al central lugar que iba ocupando el cine como un modo de entretenimiento. Habla de los salarios, del poco equilibrio entre los ingresos y la cantidad de labor a realizar y todo resulta tan conmovedor, que al pasar las páginas, en un lapsus algo incierto, se puede sentir que la lectura corresponde a nuestra cotidianidad.

Sorprenden sus reflexiones sobre los cambios tecnológicos y sobre la añoranza que pudiera causar su uso a quienes los portaban. Y así, palabra a palabra, Arlt fue dejando no sólo un legado altamente literario, lleno de imágenes y construcciones, sino también podemos recuperar un procedimiento sano de mirar la sociedad de frente como quien se sienta en la mesa de café pegada a la vidriera. Seguramente la mirada esté plagada de subjetividades pero siempre será un procedimiento más rico que conocer el mundo bajo la visión de otros.