Compromiso social

Rugby Sin Fronteras: una fundación que juega en primera

por

10/12/2014

Rugby Sin Fronteras: una fundación que juega en primera

Inspirada en el espíritu del “tercer tiempo”, trabaja desde 2009 en la difusión de los valores éticos a través del deporte. Luego de sus exitosas campañas, de las cuales se destacan los encuentros entre isleños y argentinos en Malvinas, ya es reconocida como una de las grandes organizaciones que trabaja por la paz mundial.

Por Mariana Muryn | mmuryn@revistamagna.com.ar

Sumar las potencialidades de cada uno, inspirar confianza, ser solidario y jugar limpio son algunos de los valores que se desarrollan y se necesitan en la cancha. Quien haya practicado un deporte conoce que su esencia no es ni más ni menos que el trabajo en equipo. Con esta convicción y seguro de que el deporte podía ser un puente para empezar una gran labor humanitaria, el ex rugbier Juan Bautista Segonds fundó Rugby Sin Fronteras con la misión de defender, difundir y promover los valores universales para concientizar sobre la importancia del respeto por el otro.

Imagen del tercer viaje a Malvinas: 20 integrantes se embarcaron hacia las islas en diciembre de 2012.

Junto a su compañero en la fundación, Gustavo Zerbino, sobreviviente de la tragedia aérea de 1972 conocida como “El milagro de los Andes”, empezaron a lo grande: organizaron un primer partido de rugby en las Islas Malvinas que generara a través de un mismo lenguaje la posibilidad de un vínculo a modo de sanar heridas y viejos rencores. La organización sabía que si bien cualquier argentino podía ir como turista, no había muchas oportunidades de acercar las dos culturas. Con este temor y sin saber cómo iba a resultar, se encontraron sorpresivamente con una gran apertura por parte de los isleños. El evento abrió la posibilidad de volver y generar nuevas acciones que sean ejemplo de  respeto. “Fue el puntapié para iniciar lo que luego sería la fundación. Luego de varios ‘No’, encontramos un ‘Sí’ que nos permitió avanzar y armar un partido de rugby en el que jugaron chicos isleños y argentinos, y veteranos de guerra ingleses y argentinos. En ese mismo evento un periodista entrevistó al presidente de la fundación, y le preguntó a qué organización pertenecía y cuál sería su próximo evento. Creemos que en ese momento nació Fundación Rugby Sin Fronteras”, nos cuenta Bárbara Alloatti, encargada de Prensa de la fundación. Hoy ya son cuatro los encuentros realizados en Malvinas y es la única institución que mantiene relación con las islas.

Rugby Sin Fronteras logró hacer un Encuentro de Paz entre israelíes y palestinos en Jerusalem, ciudad en la que bautizaron al grupo “Los Locos por la Paz”.

Desde ese momento se hicieron más encuentros por la paz. Promovieron partidos entre jóvenes israelíes y palestinos en medio del conflicto en Franja de Gaza, entre uruguayos y argentinos –lo que hizo que luego de cuatro años se abriera el puente de Fray Bentos- y ayudaron en la recaudación de alimentos por el terremoto que sufrió Chile en el 2010. Además, este año lanzaron en Francia la campaña “Yo te declaro la paz” en conmemoración a los 100 años de la Primera Guerra Mundial junto a los nietos y bisnietos de  los soldados, quienes jugaron un partido de rugby y difundieron la idea de que no se repita ninguna forma de violencia.

Así piensan sus campañas, en palabras de Bárbara: “El deporte ya tiene a priori incorporado en sí mismo toda una gama de valores universales imprescindibles para crecer como una persona decente y honesta. Nuestra idea es transmitir la esencia del rugby y de estos valores a acciones que ayuden a difundirlos”.

La fundación jugó un partido de rugby en honor a Nelson Mandela dentro de la cárcel de Robben Island, donde pasó 18 de los 27 años que estuvo preso.

Al tomar como modelo el legado que dejó Nelson Mandela, a quien le rindieron homenaje en vida en la cárcel de Robben Island donde estuvo preso 18  años, hoy reconocen que no sólo representan a argentinos sino que son una organización con alcance internacional y por eso, además de trabajar sobre el eje del deporte, también creen importante favorecer las acciones cotidianas en la sociedad. Así nació la campaña “Yo Respeto” que  promovía el compromiso con dos consignas básicas: tirar la basura en el cesto y dejar pasar al peatón en la esquina. Esta propuesta fue llevada a cada rincón del país a través de conferencias en colegios, clubes e instituciones. Saben que el ejemplo lo es todo, saben que “los pájaros se juntan por la forma de volar”, por eso lo toman como slogan y como base sólida para promover y hacer tomar conciencia de que cada uno tiene que cambiar su metro cuadrado para que haya una sociedad mejor.

Más información

Podés leer todo acerca de las campañas de RSF en rugbysinfronteras.org