Tecnología

Seis lecciones de Internet que aprendí de mi madre

por

15/05/2013

Seis lecciones de Internet que aprendí de mi madre

La autora hace hincapié en aquellos consejos que nos hartamos de escuchar –“hacé la tarea”, “mirame cuando te hablo”- y que hoy en día se aplican a nuestra vida on line.

Por Meghan Peters para Mashable.com | Traducción: Revista Magna

Cuando yo nací, Internet apenas existía. Mi mamá probablemente no tenía idea de que me estaba trayendo a un mundo que rápidamente se volvería digital y mucho menos sabía cómo criarme en él.

Sin embargo, aprendí que ella no necesitaba saber cómo hacerlo. Aquellos viejos refranes que mi madre usaba, heredados de mi abuela y de mi bisabuela, fueron todo lo que le hizo falta para prepararme para la era Web.

Aquí están las seis lecciones que aprendí de mi madre sobre cómo ser un buen ciudadano de Internet:

1. “Si no tenes nada bueno para decir, no digas nada”

Como alguien que ha hecho un justo trabajo a la hora de moderar comentarios on line, me he preocupado mucho por seguir esta regla al conversar en Internet. Los ataques personales y, lo que es peor, el cyberacoso y la intimidación están a la orden del día. Todos estaríamos un poco mejor si recordáramos esto a la hora de decir lo que pensamos en la Web.

2. “Hacé tu tarea”

Mi mamá decía esto literalmente pero, en Internet, es figurativo. Hay mucha información falsa por ahí. Como buenos ciudadanos digitales, debemos investigar nosotros mismos qué es cierto y que es falso, o bueno y malo. Comparte solo lo que proporciona un valor para los demás.

...aunque a veces nos cueste reconocerlo... | Imagen: quickmeme.com

3. “Mirame cuando te hablo”

A los fines de Internet, modifiqué esto así: “Escuchame cuando te estoy hablando”. Las redes sociales nos permiten transmitir –piénsese en YouTube- lo que queramos, cuando queramos. Eso no significa que debamos. También tenemos que escuchar lo que otros están diciendo en respuesta a nuestras actualizaciones de estado y a las fotos que compartimos. Asegúrate de tener ese contacto visual virtual para establecer la confianza y el compromiso con tu público para demostrarle que realmente estás escuchando.

4. “No juzgues un libro por su portada”

Siempre estamos buscando fotos perfectas para nuestra imagen de portada y de perfil, pero no todas las de los demás son un reflejo exacto de quien es él o ella en la vida real.

Es fácil plantear una imagen favorable en línea y compartir sólo los cambios positivos. Recuerda que todos tienen una vida más allá de lo que postean on line: las cosas no siempre son lo que parecen.

5. “Cuida tu lenguaje”

El mundo es un lugar grande y, a veces, Internet se siente todavía más grande. Mientras mi madre usaba esta frase para que no maldiga, la lección más importante es que no siempre sabes con quien estás hablando y qué es lo que la otra persona puede tomar como ofensivo. Elige tus palabras sabiamente cuando interactúas con otros on line.

6. “¿Si tu amigo se tira de un precipicio, vos también te tiras?”

La mentalidad de la multitud lleva a que las personas se hagan cargo demasiado fácilmente de lo que leen on line. Probablemente tus actualizaciones estén inundadas de comentarios y posts sobre las últimas noticias. Si bien es importante estar al día, establece una marca personal fuerte que no cambie de acuerdo a las tendencias. Después de todo, el objetivo de esta lección de las madres es que permanezcas fiel a ti mismo.

¿Y vos? ¿Qué consejos recibiste de tu madre que nunca vas a olvidar? ¿Alguno aplica para el mundo virtual de nuestros días?