Vida Sana

Lactancia materna: la importancia de la nutrición del bebé y la mamá

por

04/08/2015

Lactancia materna: la importancia de la nutrición del bebé y la mamá

Por su composición nutricional única, se considera que la leche materna es el mejor alimento para el recién nacido. Asimismo, las madres deben tener en cuenta ciertos tips nutricionales durante esa etapa de su vida. Enterate cuales son.

Por la Lic. Liliana Grimberg | Nutricionista Dietista (Mat. 978) del Centro Terapéutico Máximo Ravenna

El lema de la SMLM 2015 es "Amamantar y Trabajar, ¡logremos que sea posible!". | Imagen: crunchyfarmbaby.com

Del 1 al 7 de agosto más de 170 países celebran la Semana Mundial de la Lactancia Materna (o natural). El objetivo de esta semana es fomentar su práctica y así mejorar la salud de los bebés de todo el mundo, previniendo enfermedades.

La lactancia materna es el mejor modo de proporcionar al recién nacido los nutrientes que necesita. La Organización Mundial de la Salud la recomienda como modo exclusivo de alimentación hasta los seis meses de edad y, de ser posible, aconseja continuarla junto con los otros alimentos hasta los dos años.

Se considera que la leche materna es el mejor alimento para el recién nacido, ya que permite su crecimiento armonioso en los primeros meses de vida y lo protege de futuros trastornos metabólicos. Además, contiene numerosos compuestos con propiedades capaces de eliminar agentes patógenos y, por ende, de prevenir enfermedades y de regular el sobrecrecimiento de población bacteriana intestinal. Muchos de estos compuestos de la leche materna también estimulan la maduración del sistema inmune del lactante.

Algunos de los factores protectores se encuentran en mayores concentraciones en el calostro y la leche de transición que en la leche madura, lo que representa una ventaja debido a que los recién nacidos son más frágiles durante el periodo de posparto.

Los requerimientos del recién nacido durante los primeros meses de vida son más importantes y específicos que en cualquier otra etapa de la vida. El rápido crecimiento de los lactantes que doblan su peso tan solo cuatro o cinco meses después del nacimiento, está también relacionado con la gran cantidad de nutrientes aportados por la leche materna, la cual constituye el mejor alimento durante este periodo.

La leche materna tiene una composición nutricional única que cambia con el tiempo para apoyar al recién nacido en sus adaptaciones fisiológicas a la vida extrauterina y responder a sus necesidades de crecimiento. De allí su importancia.

Por todo esto, es clave incrementar la intervención educativa sobre la lactancia materna en todos los niveles y en los centros de atención a lo largo y ancho del país, de modo que las madres se concienticen sobre el rol fundamental que la lactancia cumple.

Otro factor esencial en ese momento de la vida es la alimentación de la mamá, quien debe tener en cuenta ciertos tips nutricionales:

  • Realizar de cuatro a cinco comidas diarias
  • Beber diariamente tres litros de líquido como agua, agua saborizadas, caldos de verduras, infusiones y licuados
  • Cocinar en forma sencilla -al vapor, cacerola o al horno- para evitar la pérdida de nutrientes de los alimentos
  • Evitar los fritos
  • Utilizar condimentos suaves
  • Controlar la ingesta de alimentos ricos en grasas y azúcares, productos de panadería, copetín, fiambres, embutidos, manteca y crema
  • Consumir productos lácteos descremados, leche, yogur y quesos como fuente de calcio y proteínas de buena calidad
  • Consumir carnes magras y huevo como fuentes de hierro y proteínas
  • Incorporar todo tipo de vegetales y frutas. Si son crudas poseen gran cantidad de fibras, vitaminas y minerales. En caso de cocinarlas, hacerlo al vapor para evitar la pérdida de vitaminas
  • Incorporar alimentos con fibra como panes con semillas, avena, salvado, cereales integrales y legumbres