Sociedad

Señales que indican que es tiempo de cambiar de trabajo

por

12/06/2013

Señales que indican que es tiempo de cambiar de trabajo

Si levantarte cada día para cumplir con tu rutina se convirtió en un reto o si tu jefe ya no te trata de la misma manera, quizás sea el momento de que empieces a leer los clasificados.

Por Jayne Mattson para mashable.com | Traducción: Revista Magna

Decidir si permanecer o no en un trabajo y explorar nuevas oportunidades puede ser una de las cosas más estresantes a las que te has enfrentado en tu vida. Pero, ¿cuántas razones necesitas para dar el salto e ir por algo diferente? Acá te presentamos ocho escenarios para que decidir te resulte un poco más fácil.

1. La relación con tu jefe cambió: Durante años tuviste una fabulosa relación laboral y personal con tu jefe, pero empezaste a percibir un cambio en el espíritu de la empresa y en el liderazgo de tu jefe. Te pidieron que tomes más responsabilidades y que hagas más con menos recursos. La relación se está deteriorando y sentís que estás perdiendo tus ganas de apoyar a la organización.

2. Los valores del trabajo y de la vida ya no coinciden: Cuando te contrataron, sabías que la empresa y tu rol encajaban con los valores de tu vida y tu trabajo. Sin embargo, con los cambios en la empresa te diste cuenta de que ya no estás satisfecho con tu puesto. O quizás algo cambió y no estás preparado para responder con todo tu potencial. Preguntate a vos mismo: Si te entrevistaran en esa compañía hoy mismo, ¿desearías trabajar allí?

Pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando, así que no ignores las señales que te están diciendo "es tiempo de avanzar". Imagen: eluniversal.com.co 3. Te están dejando afuera de las reuniones: Una decisión de negocios fue tomada sin tu aprobación y no estás de acuerdo con la dirección. Estás perdiendo influencia con los altos mandos y ya no estás entre los que “más saben”. Las personas que están a tu cargo empiezan a pedirle opinión a otros y de a poco tu autoridad disminuye. 4. No te piden que asumas tareas importantes: ¿Y yo? Empezas a notar que quienes responden a vos son ahora el centro de atención y que se les pide que lideren un proyecto importante, trabajando directamente con el gerente. Tu equipo de alto rendimiento se rompe en pedazos y se trasladó a otros equipos para maximizar sus puntos fuertes. No sólo no te están asignando tareas importantes sino que tu equipo se disolvió.

5. Estás frustrado por el rumbo que tomó la compañía y expresas más lo que pensas de lo que acostumbrado: La compañía está cambiando el foco y no estás de acuerdo con la decisión. Te estás volviendo más explícito acerca de tu desacuerdo. Te sentís frustrado; tu opinión ya no es tenida en cuenta porque la gerencia escucha matices de discrepancia en tu voz, en contraposición con lo que estás diciendo.

6. Te encontras despierto en medio de la noche con una sensación de ansiedad, reproduciendo conversaciones: Las presiones de las tareas del trabajo, los ajustados plazos para finalizarlas y los desacuerdos con tu jefe están resultando un problema a la hora de conseguir una sólida noche de sueño. La ansiedad por el trabajo crece, y la falta de sueño te impide alcanzar tu máximo rendimiento.

7. Estás manejando más la arena política que realizando tu trabajo: Hay rumores de que la empresa ha sido comprada y que “cada uno quede por su cuenta”  parece ser el modo de operación, lo que no da te da tiempo para hacer tu trabajo. Al final de la semana, pasaste más tiempo ocupado en cuestiones políticas que en cumplir con tu lista de cosas por hacer.

8. Ya no sos un apasionado de tu trabajo y te da miedo ir a la oficina todos los días: ¿Te despertás por la mañana con energía para empezar el día, o le temes? Si salir de la cama cada mañana se convierte en un reto, entonces necesitas escuchar tus instintos y preguntarte, "¿Por qué?" Pasamos la mayor parte de nuestra vida trabajando, así que no ignores las señales que te están diciendo "es tiempo de avanzar". Pronto encontrarás otro trabajo al que te den ganas de ir cada día.

Aceptar que quizás ya es tiempo de irte es el primer paso para encontrar un trabajo que concuerde con tus valores, conocimientos e intereses. Encontrar el valor de irte es el próximo paso, pero antes de eso, asegurate de haber planeado una efectiva estrategia de salida.