Sociedad

Sentido común, una apuesta al cambio

por

25/03/2014

Sentido común, una apuesta al cambio

La población argentina está inmersa en un mundo veloz que modificó nuestro andar cotidiano. Aquí se resume un aspecto interesante para mirar la vida de otro modo.

Por Darío Rodríguez

En la historia de una persona el paso del tiempo es muy importante aunque muchas veces no lo parezca. Mientras que la clásica frase del tango cantado por Carlos Gardel rezaba que “20 años no es nada” y se convertía en casi una verdad para muchos en los años '30, hoy en día no es muy convincente. Claro que algunos piensan “y… según a qué se refiera”, y este es el punto donde comienza a verse el estado puro de una vida actual.

¿Estamos en presencia de la lenta pero segura muerte del sentido común? | Imagen: javierprieto.net

Se demuestra día a día a través del avance incesante de la tecnología que un segundo que pasa ya es fundamental para cualquier ser humano. Y como este hecho es conocido por la mayoría de los hombres que habitan nuestro país, es muy difícil definir el motivo por el que no utilizan este saber para desarrollarse en su vida diaria sin la locura de un vértigo infernal que sólo permite generar estrés, problemas psicológicos y desfasajes mentales que llevan a la violencia, entre otras cuestiones. Aunque pareciera que la falta de respeto, las malas costumbres, las discusiones innecesarias, las reacciones violentas y las ganas de tener mucho dinero haciendo poco se han convertido en la normalidad de la sociedad argentina. Todo indica que también puede realizarse un cambio positivo y modificarse esta visión por otra mucho mejor, y una de las claves es utilizar más seguido el “sentido común”.

En principio no se avizora una respuesta concreta que solucione todo desde la raíz en un sólo instante. Pero sí se puede decir que hay que utilizar más el sentido común y para desarrollar el mismo es bueno saber que en su mayor proporción se adquiere con lo que se recibe en la crianza que nos entrega el entorno familiar, pero también surge de la vida cotidiana, donde se experimenta su desarrollo en la recepción de reglas y sus cumplimientos. Para esto no es necesario tener un título universitario ni mucho menos, sólo se debe vivir y tratar de hacerlo de la mejor forma, respetando a los demás y, por consecuencia, a nosotros mismos.

El sentido común puede aprenderse y aplicarse en las situaciones de la vida cotidiana. | Imagen: blocjoanpi.blogspot.com

No hay que olvidar que en los medios de comunicación actuales todos los días se pueden ver y escuchar innumerables casos de violencia de género, robos, asesinatos y otros hechos violentos, a tal punto que casi se incorporan a nuestras vidas como cuestiones normales, total siempre le pasa al otro. Sin embargo, nadie está exento de convertirse en la próxima víctima de la irracional actitud agresiva de la sociedad actual producto del vértigo antes descripto.

Estas palabras que parecen tan sencillas y simples contienen un significado absoluto y profundo que implica entender que depende de una decisión personal y particular de cada argentino el revertir lo que hoy parece imposible considerando que un segundo de la vida es fundamental para todos y que “20 años” son demasiados. Tratar al menos de tener presente una vez al día que aplicar el  sentido común es aire nuevo y es un pasito más para calmar el ritmo acelerado actual y saber que este pequeño granito de arena ayudará a mejorar en gran parte nuestra calidad de vida.