Cultura

Serrat y sus 50 años con la música: haciendo camino al cantar

por

25/03/2015

Serrat y sus 50 años con la música: haciendo camino al cantar

En Antología Desordenada reunió a 31 artistas que lo acompañaron a grabar nuevamente 50 de sus canciones para celebrar medio siglo de letras y melodías. Mientras tanto, continúa haciendo vibrar al público latinoamericano en cada concierto de su gira.

Por Alba Muñiz

El 18 de febrero de 2015 se cumplieron 50 años de la primera actuación del cantautor catalán Joan Manuel Serrat, también conocido como “El Nano”. Fue en el estudio Toreski de Radio Barcelona, durante el programa matinal Radioscope que conducía Salvador Escamilla y en el que solían presentarse voces nuevas, sobre todo de la canción catalana. Allí estrenó Una guitarra, La mort de l’avi, El drapaire y Ara que tinc 20 anys.

En "Antología desordenada", Serrat retoma sus canciones desde el presente y con su voz de hoy.

Para celebrar este aniversario, el músico elaboró una antología personal con 50 de sus canciones, distribuidas en cuatro discos compactos que custodian un libro con un centenar de fotografías y donde cuenta su historia en primera persona. Con buen tino, Serrat eligió grabar de nuevo la mayoría de los temas incluidos en esta selección. Al ser abordadas desde hoy, con la voz actual y con todos los matices que los años y la vida le aportaron y le quitaron, sus creaciones ganan en hondura y belleza.

En 31 temas participan diferentes artistas, tanto latinoamericanos como europeos, a los que se suma la israelí Noa. Algunos son viejos conocidos del público local, como Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Ana Belén, Joaquín Sabina, Luis Eduardo Aute y Rubén Blades. Además, Serrat rescata la versión de Aquellas pequeñas cosas que grabó con Mercedes Sosa para su disco Cantora.

Pueblo Blanco, De vez en cuando la vida, Sería Fantastic, Canço de bressol, Canço de matinada, Pare La tieta son algunos de los puntos altos de las interpretaciones solistas. En los duetos, logra grandes momentos con Alejandro Sanz (Romance de Curro "El Palmo"), Lolita Flores (Mediterráneo), Silvia Pérez Cruz (Plany al mar) y Carmen Linares (La saeta). Les Luthiers aporta su refrescante humor en Las malas compañías. Y Calle 13 enumera un listado actualizado de todos los tipos con los que Serrat y ellos tienen Algo personal.

Lo cierto es que cada uno puede armar su propia antología desordenada de canciones de Serrat. Hay 36 discos para elegirlas. E incluso “El Nano” puede armar otras antologías con canciones distintas sin pecar de presumido. Es largo y fructífero el camino recorrido desde 1965 hasta hoy.

Sin ir más lejos, en sus presentaciones en Argentina cantó temas no incluidos en Antología Desordenada pero que hubieran merecido estar: Mi niñez, De cartón piedra, Barquito de papel, Tu nombre me sabe a hierba, La mujer que yo quiero…

Vámonos p’al sur

La gira arrancó en Montevideo el 24 de febrero. En Argentina debutó el 6 de marzo en el Gran Rex de la ciudad de Buenos Aires. Para el 19 de abril, fecha de su último concierto previsto, habrá realizado 26 presentaciones en el país, 12 de ellas en el mencionado teatro de la calle Corrientes y las restantes en Mendoza, La Plata, Rosario, Córdoba, Santa Fe, Mar del Plata, Tucumán, Salta, Neuquén y Lomas de Zamora. Los conciertos siguen luego en Chile. En mayo arranca ya la gira europea, con fechas programadas hasta finales de julio.

Para los conciertos, era sabido de antemano que no iba a poder juntar a todo ese seleccionado de artistas que lo acompañó en las grabaciones y llevarlo con él a cada sitio. Lo que no quita que, en cada una de sus presentaciones, participen invitados. En Argentina, ya subieron al escenario a cantar con “El Nano” -entre otros- Víctor Heredia, Ricardo Mollo, Cecilia Rosetto, Axel, Celeste Carballo, Kevin Johanssen, Elena Roger, Jairo, Marcela Morelo y hasta Lali Espósito.

Una noche en el Gran Rex

El público parece estar dispuesto a la celebración desde un primer momento. La relación de Serrat con sus seguidores argentinos siempre fue efusiva. Pero los números redondos suelen predisponer más a la emoción y la gente que colma sus conciertos está particularmente decidida a hacerle notar al artista todo su respeto y admiración.

50 parece ser también la edad promedio de los que que concurren masivamente a verlo. Por eso se entiende más la particular emoción. Son personas que crecieron con Serrat, que evolucionaron con él. Muchas de esas canciones que van a escuchar forman parte de la banda sonora de sus vidas. Acompañaron momentos de todo tipo. Y eso no es poca cosa.

El trovador abre el concierto con El carrusel del Furo e invita a los presentes a “colgar el pellejo en la acera” y sumarse “a la magia de pasar de todo”.

Mi niñez es uno de los primeras grandes momentos de la noche. Vendrán otros: Pueblo blanco, Romance de Curro "El Palmo", Algo Personal, Mediterráneo, El sur también existe. Así van trascurriendo dos horas y media de recital, donde los músicos -liderados por el mítico Ricardo Miralles- demuestran estar siempre a la altura de las circunstancias. Para cuando llegan los bises, el publico estalla. Es maravilloso el coro que se forma para interpretar Cantares y Para la libertad. Todo pasa. Pero por suerte también todo queda.

Coda

“Como ustedes saben yo soy catalán”, dice Serrat. Y siempre lo dijo. Pero lamentablemente dedica poco espacio a los temas compuestos en su lengua natal en sus presentaciones por estos lugares del mundo. Quizá sea prejuicio. Por suerte, 16 de los 50 temas incluidos en Antología desordenada están interpretados en catalán. Una buena oportunidad para reencontrarse con una parte de Serrat no demasiado difundida por aquí y que guarda alguna de sus creaciones más profundas y bellas.