Medio Ambiente

Sexo ecológico: cuidar el planeta también puede ser erótico

por Revista Magna

28/02/2013

Siguiendo con la línea de Revista Magna a favor de preservar el medio ambiente, te mostramos muchas maneras de hacerlo desde el lugar más divertido de la casa: la habitación.

Sexo ecológico: cuidar el planeta también puede ser erótico
Si eligen bañarse en pareja ahorrarán jabón y agua.

Los últimos años se han caracterizado por un despertar en la consciencia de las personas acerca de la importancia del cuidado del medio ambiente. Campañas fomentando el ahorro de energía, múltiples instituciones ecoamigables y el saber que nuestros recursos se pueden acabar más temprano que tarde han provocado que muchos cambien su manera de pensar y se tomen esto más en serio.

Ahora, el amor por lo verde ha llegado hasta nuestras sábanas. Esto hace referencia a que ahora también en los momentos más íntimos podemos cuidar la Tierra. Según Begoña García, “el sexo es una de las actividades más ecológicas que realiza todo ser humano”. La periodista y escritora española ha escrito un libro al respecto titulado “Ecosex, o cómo disfrutar el sexo ecológicamente”.

En su publicación, García se pregunta: “(Queremos) ajustar nuestras vidas a un modelo sostenible con el crecimiento y la evolución del planeta y llevar a cabo buenas prácticas ecológicas (...) (Pero) ¿practicamos sexo de una manera sostenible?”. Para esto, recomienda que la cama esté bien diseñada y que contenga materiales ecológicos, así como que el colchón esté hecho con elementos orgánicos como látex natural, lana o algodón.

Otros tips que ofrece la autora: hacer el amor en el coche pero con el motor apagado, usar juguetes eróticos libres de materiales contaminantes como PVC y utilizar lubricantes orgánicos a base de agua, biológicos e hipoalergénicos, que incluso pueden ser comestibles.

Una guía infalible

Una de las máximas autoridades en temas ecológicos también ha dedicado tiempo a este tema. Nos referimos a Greenpeace y a su “Guía Greenpeace para un sexo amigable con el ambiente”. Se trata de un listado de útiles consejos para que todos, de a poco, nos convirtamos en ecoamantes, ¿te animas?

Apaga las luces: Tú puedes hacer todo para reducir el cambio climático, que es una realidad debido al consumo energético que privilegia los combustibles como petróleo, carbón y gas. Por eso en Greenpeace apostamos por las energías limpias y renovables, que además son más económicas y promovemos la guía de ahorro de energía. Cada vez que usamos energía producida por la quema de estos combustibles fósiles contribuimos al calentamiento global. Si reduces el consumo de energía, entonces la respuesta es evidente: disminuirás las emisiones de gases de efecto invernadero enviados a la atmósfera. Así que no lo pienses más. Desde la cama puedes comenzar una verdadera Revolución Energética. Así que siempre apaga la luz. Las velas de cera de abeja y parafina, y no las hechas con base de petróleo, pueden ser muy románticas. Si no te resistes a ver a tu compañer@, entonces, fácil: haz el amor durante el día.

Frutas de la pasión... libres de OGM: Sí, es verdad. Algunas frutas pueden ser afrodisíacas como el guaraná, las fresas, zarzamora, moras, frambuesas y cerezas, entre otras. Pero ¿por qué no consumir las orgánicas? Si quieres usar algún producto para encender la sangre, asegúrate de que sea libre de transgénicos o pesticidas. Consume orgánico y hazlo en pequeños comercios que están destinados para ello. Hasta el momento no existen suficientes estudios acerca de que los organismos genéticos no modificados consumidos de manera ordinaria en la dieta NO tengan efectos secundarios en la salud. Y por el contrario, se ha demostrado que los transgénicos contaminan las razas nativas o criollas de granos como arroz, maíz o trigo. Y se ha comprobado que algunas variedades de maíz transgénico de Monsanto han producido cáncer y enfermedades en órganos internos de ratones en los que se han hecho investigaciones.

¿Amor a toda costa?: Las ostras y otros mariscos, como los camarones por ejemplo, pueden ser potentes afrodisíacos, pero nuestros océanos están siendo destruidos en un rango sin precedente, debido a la sobrepesca para obtenerlos. Necesitamos parar la destrucción por el placer. En lugar de eso tú puedes apoyar proyectos sustentables de comunidades en los que puedes encontrar productos, aceites y jabones biodegradables con aromas que encienden la pasión, en lugar de consumir estos. Por otro lado, las ostras son bioindicadores o biomonitores de la contaminación que hay alrededor del lugar en que se pescaron porque acumulan la contaminación. Una ostra limpia es una buena ostra, pero si has de consumirlas, intenta que sean provenientes de lugares no contaminados o de las ciudades costeras muy grandes.

Amor reciclado: Usa los envases de diversos productos empaquetados y decóralos de manera linda, sexy o hasta cursi para colocar los productos que utilicen más frecuentemente en su recámara: condones, lubricantes,  juguetes, cajas de cartón para regalar lencería, etcétera.

Usa ecolubricantes: Nada mejor que la lubricación natural. La lengua siempre será un buen instrumento para ello, pero si necesitas usar alguno externo, entonces te recomendamos que nunca uses lubricantes hechos a base de petróleo, como de aceite o vaselina, por ejemplo. Usa los que son a base de agua y otros que son resistentes a esta como los de silicona. Hoy en día existen muchas marcas que se dedican a la producción de estos, con diversos sabores y aromas para el juego sexual. Emporios como Esso están destruyendo el planeta, pero no permitas que lo hagan a través tuyo y que incluso se metan hasta debajo de tus sábanas.

Esclavo de la pasión, no del petróleo: Si te gustan las emociones fuertes, entonces tal vez hayas intentado alguna vez usar algún objeto, ropa o accesorio de Policloruro de Vinilo, mejor conocido como PVC o vinil. El PVC genera algunos de los químicos más tóxicos que existen: las dioxinas y furanos. El uso de este material en los juguetes de los niños ha sido prohibido en muchos países. El PVC de la ropa y los juguetes sexuales también debe prohibirse, pues este componente está hecho con cloro y otras sustancias consideradas como probables cancerígenos, además de que es un derivado del petróleo. En lugar de eso opta por accesorios de sustancias naturales como el caucho, látex o piel.

Ahorra agua en pareja: nunca había sido tan erótico. Si eligen bañarse en pareja ahorrarán jabón y agua. Recuerda que más de 500 millones de personas no tienen acceso al agua limpia y corriente. Para ellos, lo que tú haces todos los días es un lujo. Si entonces es un lujo, definitivamente deberías compartirlo con tu compañer@ de cama. Esos pequeños grandes placeres siempre es mejor compartirlos.

Cama sustentable: Seguramente tienes un buen colchón, confortable y cómodo, pero ¿sabes de dónde proviene la madera de la cama en la que duermes y disfrutas del placer en pareja cada noche? Asegúrate de que sea de madera certificada reconocida por el Consejo de Manejo Forestal (Forest Stewardship Council o FSC, por sus siglas en inglés), la organización internacional que reconoce el manejo sostenible de la madera.

Sexo verde: Si te gusta el “spanking” asegúrate de que las palas sean hechas de madera sustentable también. Hay muchas marcas en el mercado que puedes encontrar de madera certificada (sobre todo si las pides por Internet), usa aceite para masaje orgánico, ropa interior o de dormir orgánica también. Recuerda que el proceso de producción para algodón convencional y su blanqueado es uno de los más contaminantes que existen.

Y por último pero no por eso menos importante: Haz el amor, no la guerra.