Medio Ambiente

Sierra de la Ventana: un corazón ecológico

por María Soledad Chiramberro

28/02/2013

Es uno de los puntos elegidos por muchos turistas que prefieren las actividades como la caminata o el trekking, pero sobre todo es ideal para aquellos a los que les gusta contemplar y vivir la naturaleza.

Sierra de la Ventana: un corazón ecológico

Sierra de la Ventana se encuentra a 560 Km. de Capital Federal, está ubicado en el corazón del fértil valle del Sauce Grande, rodeada por las sierras más altas de toda la provincia, constituidas por el sistema geológico de Ventana.

A pesar de ser una localidad que se encuentra dentro del circuito turístico, es de gran importancia el cuidado y protección que se realiza del medio ambiente que rodea a estas sierras, particularidad no muy conocida con respecto a este paisaje.

La flora y la fauna se han visto afectadas por la intromisión del hombre, quien ha introducido tanto especies animales como vegetales, producto de esto se han alterado las condiciones naturales de las especies autóctonas, razón por la cual muchos guardaparques, biólogos y demás profesionales trabajan incansablemente para poder descubrir cada día un poco más de este bello paisaje natural.

Se tiene registro de que ya en el año 1900 el hombre implantó especies exóticas provenientes de Europa, las cuales por ser tan invasivas -como por ejemplo el pino-  se encargaron de ir reemplazando la fauna y flora propias del lugar, provocando una disminución de la biodiversidad natural de la región.

Estas especies, hoy desplazadas, tienen su origen luego de la formación de las sierras. A partir de ese momento se desarrollaron, fueron evolucionando y adaptándose a los cambios climáticos y geológicos del lugar.

Una de las más conocidas y observables a simple vista son los pastizales serranos, aunque un ojo inexperto no pueda distinguirlos existen varios tipos diseminados entre las sierras.

Otra especie muy conocida es la Marcela (usada frecuentemente con fines medicinales) y las hierbas y pastos naturales, exclusivos de esta zona, los cuales se hacen protagonistas del paisaje y resultan indispensables para la subsistencia de los animales que habitan estas tierras.

En algunos lugares, donde el agua de lluvia se conserva por más tiempo se puede observar la presencia de totorasjuncoscortaderasespadañas y espertillo.

Otra de las particularidades de la flora serrana es la ausencia de árboles, razón por la cual las especies han evolucionado generando mecanismos capaces de subsistir sin sombra, un claro ejemplo son las plantas que han desarrollado en sus hojas unos pequeños pelos blancos que tienen la función de repeler los rayos del sol, debido a que se encuentran ubicadas en zonas de plena luz.

En resumen, la estepa es principalmente herbácea y con el correr de miles de años ha sufrido modificaciones y adaptaciones a nuevas condiciones de existencia.

En cuanto a la fauna presente en el lugar, cabe destacar que Sierra de la Ventana es una zona muy privilegiada en donde se pueden encontrar ejemplares propios del lugar, que lamentablemente, debido a la aparición de otras especies introducidas por el hombre, se han visto disminuidas a causa, por ejemplo, de la depredación.

A pesar de esto, recorriendo un poco la zona, el visitante podrá toparse con algunas maravillas de este lugar como es el caso del “Sapito de la sierra”, el cual según estudios recientes, se confirmó que es una especie única y que sólo se puede encontrar en estas sierras. La característica de este anfibio es su coloración negra con manchas amarillas, la cual le permite camuflarse entre las rocas y la tierra.

También se observan caballos cimarrones que, si bien es una especie europea introducida por el hombre, los ejemplares que actualmente se encuentran en la sierra están en estado salvaje. El principal problema que se presenta con estos animales es el daño que le producen al suelo al caminar, a diferencia del guanaco que por tener patas más pequeñas no llega a ocasionar este tipo de perjuicio.

En conclusión, podemos observar en el caso de Sierra de la Ventana cómo la intensa actividad antrópica ha modificado los ambientes naturales, pero es destacable el trabajo que los expertos realizan para proteger y conservar aquellas especies que caracterizan esta zona.

Es necesario que el hombre comprenda que aunque las intenciones puedan o no ser buenas, reemplazar los extensos pastizales por cultivos y árboles exóticos como el paraíso, el álamo, el pino, el eucalipto, entre otros, afectan de manera directa a las plantas y animales llamados endémicos (especies que se hallan circunscriptas a un ámbito geográfico reducido, no encontrándose de forma natural en ninguna otra parte del mundo).

La condición de isla orográfica de las sierras de Ventana la convirtió en una suerte de jaula ambiental, que permitió conservar testimonios de diversos acontecimientos del pasado. Es entonces de fundamental importancia que el hombre advierta esto y deje de interferir en el fluir natural del medio ambiente.