Turismo

Su atención, por favor: las aerolíneas “low cost” arriban al país

por Jimena Del Curto

22/05/2017

Cinco de ellas se mostraron interesadas en comenzar a operar diferentes rutas aéreas durante este año. Buscarán competir con Aerolíneas Argentinas y LATAM. Qué proponen y con qué entorno se encontrarán.

Su atención, por favor: las aerolíneas “low cost” arriban al país
El secreto para que estas líneas aéreas funcionen se basa en la disminución al mínimo de sus costos.

El 27 de diciembre de 2016 se llevó a cabo una audiencia pública no vinculante en la Ciudad de Buenos Aires, durante la cual se presentaron las cinco empresas que pretenden comenzar a comercializar rutas aéreas de cabotaje e internacionales, desde los aeropuertos de Tucumán, Córdoba, Neuquén, Rosario, Bahía Blanca y en el Gran Buenos Aires, desde el aeropuerto de El Palomar, entre otros del país. Finalmente, el 17 de marzo de este año, el gobierno oficializó la concesión de 135 rutas aéreas por 15 años inicialmente a tres de las empresas interesadas.

Las empresas que se presentaron y que fueron elegidas son:

ALAS DEL SUR: la compañía de taxi aéreo que encabeza Damián Luis Toscana dice contar con capitales chinos para el proyecto. Su plan inicial abarca destinos de cabotaje, siempre con origen en Córdoba (Aeroparque, Mendoza, Salta, Neuquén, Bariloche e Iguazú) y tres destinos regionales, también desde esta ciudad: San Pablo, Rio de Janeiro y Santiago de Chile. En cuanto a rutas internacionales, buscarían operar rutas hacia distintas ciudades de China.

ANDES LÍNEAS AÉREAS: esta empresa ya opera cuatro rutas en Argentina y solicitó siete nuevas rutas desde Buenos Aires, como Buenos Aires-Rosario-Resistencia-Posadas-Puerto Iguazú; Buenos Aires-San Miguel de Tucumán-Santiago del Estero-Salta-San Salvador de Jujuy; Buenos Aires-Córdoba-Santiago de Chile, Buenos Aires-Córdoba-Lima y Buenos Aires-Córdoba-San Pablo.

AMERICAN JET: la compañía de capitales argentinos lleva más de 30 años en el país, primero como taxi aéreo y luego ofreciendo vuelos corporativos y charter, mayormente para el traslado de personal de empresas petroleras y mineras en provincias como Neuquén y Tucumán. Solicitó nueve rutas, todas desde Neuquén como por ejemplo Neuquén-Rosario-Buenos Aires (Aeroparque)-Punta del Este; Neuquén-Córdoba-Rosario-Porto Alegre; y Neuquén-Temuco-Santiago de Chile, entre otras.

Las restantes empresas interesadas quedaron en suspenso. Una es AVIANCA, la aerolínea de origen colombiano que en marzo de 2016 compró MacAir -la empresa aeronáutica de la familia Macri- y que pidió 16 rutas para desarrollar en los próximos 15 años. Por su parte, FLYBONDI afirma que estará en condiciones de operar desde septiembre, pero todavía no ha sido autorizada dado que no ha presentado los contratos de leasing de aviones (tienen hasta el mes de agosto para hacerlo). El empresario suizo Julián Cook lidera el proyecto, reconocido por crear la empresa FlyBaboo, una compañía regional suiza que hoy que vuela a 45 países. En Argentina, solicitaron 99 rutas en total, de las cuales 53 son nacionales y 43 internacionales (12 destinos en Brasil, como así también en Santiago de Chile, Bogotá, Caracas y Punta del Este, entre otros). Lo peculiar de este proyecto es que operarán desde Aeroparque y desde el aeropuerto de El Palomar, para lo cual harán una inversión de 75 millones de dólares.

El secreto para que las aerolíneas “low cost” funcionen se basa en la disminución al mínimo de sus costos: operan desde aeropuertos alternativos, cobran montos extras por servicios que en vuelos regulares se encuentran incluidos (comidas, equipaje, etc.), vuelan en general un sólo tipo de avión y realizan viajes de ida y vuelta para abaratar los costos de estadía de las tripulaciones.

Para el análisis de este nuevo panorama aeronáutico, acudimos al Lic. Enrique Fabrizio, economista con gran experiencia en cuestiones de Estado, de regulación de transporte y en particular de transporte aéreo. Es Presidente de ATEGA (Asociación de Técnicos Aeroportuarios), actual Vicepresidente de la Comisión de Facilitación de Transporte Aéreo y Gerente en el ORSNA, (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos).

Consultamos en primer lugar su opinión al respecto de la llegada de las aerolíneas “low cost”: “Argentina es de los pocos países que no tiene compañías que trabajen con esta modalidad. Será un gran desafío para todo el transporte aéreo acomodarse a este sistema dado que más allá de las de la reducción de gastos pretendidas y de lo que decida finalmente el Estado Argentino, deberán respetarse todas las normativas locales e internacionales para garantizar y no vulnerar la meta principal que es la seguridad operacional”, dijo. “Sin dudas estas empresas creen que están dadas las condiciones, evalúan un potencial de crecimiento y piensan que es mucha más la gente que puede utilizar el modo de transporte aéreo ante condiciones más favorables de precios finales. En ese sentido, las nuevas empresas estudian ajustar costos aunque hay algunos de estos que son inflexibles a la baja de tarifas ya que dependen de temas que no sólo tienen que ver con la aviación sino con temas estructurales de Argentina y con cuestiones de legislaciones impositivas, laborales y económicas. Además, en lo estrictamente aeronáutico, la garantía de la seguridad operacional de la que dependen muchos actores y por ende muchas normativas de distinta índole de orden nacional e internacional deben cumplirse estrictamente, por lo que deberá observarse cómo el Estado y las compañías nuevas afrontan estas situaciones”, agregó.

Ligado a esto último, y sabiendo que la empresa “Flybondi” solicitó el permiso para operar desde el aeropuerto de El Palomar, se le consultó al Fabrizio las condiciones de operatoria de este aeropuerto: “El SNA (Sistema Nacional de Aeropuertos) lo integran 54 aeropuertos, pero existen muchos más y El Palomar es una alternativa viable desde lo aeronáutico; deberá evaluarse su infraestructura y servicios, que también tendrá que ver con los vuelos que podría recibir y qué tipo de aviones, y si sería apto para rutas sólo domésticas o también internacionales. Cabe destacar que ese aeródromo fue alternativa de Aeroparque hace unos años cuando este no estuvo operativo por obras. Asimismo debe aclararse que muchos aeropuertos están administrados por concesiones privadas aunque también los hay por municipios o provincias. Cualquier modificación deberá tener en cuenta de no alterar las condiciones de las concesiones o en tal caso modificarlas”.

Por otra parte, los sindicatos ligados a la aeronáutica se mostraron desconfiados al desembarco de estas nuevas compañías aunque el Ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, durante la audiencia, negó que el macrismo busque imponer "una política de cielos abiertos" que suponga la entrada de empresas extranjeras que vuelen en el país. El desembarco de estas compañías afectaría el funcionamiento de las aerolíneas que hoy operan en nuestro país (Aerolíneas Argentinas y LATAM) sobre todo en cuestiones de las tarifas que manejan unas y otras. Al respecto, Fabrizio opinó: “Puede afectar, aunque todo dependerá en el modo de acomodarse a la competencia; las operadoras actuales implican una gran fuente de trabajo local, se adecuan a todas las normativas y cumplen asegurando los servicios y ofreciendo seguridad para los pasajeros”.

Hasta el momento, no se mostraron definiciones con respecto a la comercialización de las nuevas rutas ni al funcionamiento de las empresas interesadas. En sus comentarios finales, Fabrizio agrega: “A mi entender, un nuevo modelo como el que se propone deberá asegurar por sobre todas las cosas la seguridad operacional, las fuentes de trabajo y finalmente un incremento del transporte aéreo y de ese modo sin dudas podrá beneficiarse el pasajero (objetivo primordial) con mejores precios finales”.