Cultura

Superhéroes eran los de antes

por Natalia Coderch

17/03/2015

Si al ver los nombres de James Gordon, Peggy Carter, Phil Coulson, Barry Allen y Oliver Queen instantáneamente sabés de qué se trata, claramente este artículo es para vos.

Superhéroes eran los de antes
"Arrow"y "Flash" comparten un mismo ADN al ser ambas adaptadas de las páginas de DC Comics.

Calzas y sungas súper coloridas que casi ni combinan -como las de Batman y Robin algunas décadas atrás en la pantalla chica- parecen haber quedado en el olvido. Los cómics se pusieron bien de moda, pero por suerte es una moda que no incomoda a sus protagonistas, o al menos no sus atuendos.

Actualmente los superhéroes resurgieron en la pantalla chica y algunos canales de televisión por cable empezaron a basar sus programas en famosas historietas para adaptarlas de una forma muy original y convertirlas en exitosas series.

"Gotham" sigue el ascenso de James Gordon a través de una ciudad peligrosamente corrupta. | Imagen: tumblr.comAtrás quedaron las gigantescas letras en la pantalla haciendo de onomatopeya de los golpes: los “Pow”, “Bonk” y “Kapow” se convirtieron en peleas casi reales, y no tan bizarras, como en las series de antaño. Para suerte del espectador, los trajes dejaron de ser de chillonas telas que casi nos hacían sangrar los ojos, y que lejos de representarlos como fuertes y valientes héroes, los hacían ver como si formaran parte de la comparsa del barrio.

No es necesario ser un asiduo lector de historietas para sentirse atraído por estas nuevas versiones. Quizás basta con que el protagonista sea un adonis con un físico que raja la tierra, y que haya chicas con más curvas que una pista de autos para que el rating explote, aunque las logradas adaptaciones también tengan su mérito.

"Smallville" es el antecedente más famoso de este tipo de adaptaciones. Warner Channel recreó la adolescencia de Clark Kent en su pueblo, cómo fue descubriendo y desarrollando sus poderes y su conflictiva vida amorosa antes de Luisa Lane. Esta historia logró un éxito voraz, y se mantuvo 10 años en pantalla. Lógicamente hay que destacar la calidad de sus episodios, cómo se iba introduciendo a otros superhéroes y que el protagonista Tom Welling cumplía con el requisito fundamental: alto, morocho y con unos encandilantes ojos azules que daban perfectamente con el perfil de Superman.

Pero volviendo a la actualidad, no podemos dejar de mencionar algunos cambios que se han dado en las series de superhéroes. Que ellos sean los protagonistas del programa también es parte del pasado. Suena descabellado, pero créase o no, es real.

Si hace un tiempito nos hubieran mencionado una teleserie de Batman en la que él ni siquiera existe, nos hubiera sonado ridículo. Seguramente pensaríamos que estaría condenada a un rotundo fracaso. Cuesta comprender en qué desquiciado cerebro cabe la idea de realizar una serie del hombre murciélago sin que él aparezca ni una sola décima de segundo al aire. Evidentemente en una mente más que brillante, ya que "Gotham", que se emite por Warner Channel, es un claro ejemplo de esto. Logró sacar del centro de la historia a Batman para enfocarse en el bueno e incorruptible policía James Gordon, y su lucha contra el mal y la corrupción de ciudad Gótica, conquistando a una inmensa cantidad de público que rápidamente aceptó el giro.

Por la misma vereda camina "Agentes de S. H. I. E. L. D.", una serie de superhéroes sin superhéroes. Suena raro e incluso redundante, pero es así. Para combatir a los villanos en la ciudad de Nueva York, el agente Phil Coulson decide formar un equipo y es así cómo surge el escuadrón de los agentes de S. H. I. E. L. D.

"Agente Carter" es otro ejemplo. Se emite por Canal Sony y representa un doble spin-off de "Capitán América" y "Agentes de S. H. I. E. L. D.". La protagonista es Peggy Carter, nada más y nada menos que la enamorada del Capitán América, con quien jamás logró concretar siquiera su primera cita. Está ambientada en la década del '40 y si bien tiene alto contenido de acción, es más bien sobre intrigas y espías.

Y si de grandes adaptaciones de cómics a la pantalla chica hablamos, no podemos dejar de incluir "Arrow" -basada en el personaje de cómics Flecha Verde- ni "Flash", que cuenta la vida del veloz superhéroe y sus andanzas para combatir el mal. En ambos casos los protagonistas sí son el centro del programa, y es más que frecuente que las historias se crucen entre sí y que Flash aparezca en la serie "Arrow" y viceversa, e interactúen ambos héroes, cosa que sus seguidores aman ver.

El furor de las historias de superhéroes con o sin ellos en el centro de la escena está más que instaurado en  la pantalla chica y ya no forma parte únicamente del universo de niños y adolescentes, ni de los fans de cómics, sino también de adultos y de aquellos que jamás tuvieron una historieta en sus manos.

Tampoco es cosa únicamente de nerds, como se estereotipa a los adictos al cómic. La lucha del bien contra el mal siempre atrae y si encima las historias están bien contadas, no hay manera de que no funcionen. Si el boom de las adaptaciones de los cómics a la pantalla chica se trata de una simple moda o no, eso sólo el tiempo podrá decirlo.