Cultura

Tatuajes y joyas en los ojos, una tendencia ascendente

por

18/06/2014

Tatuajes y joyas en los ojos, una tendencia ascendente

Sin duda es una moda para los más osados, que ya tiene adeptos en Argentina. Sin embargo, quienes se someten a estos procedimientos no están exentos de peligros como infecciones e incluso ceguera. El Dr. Robert A. Kaufer explica por qué no son recomendables.

Por Revista Magna

En los últimos meses, el tatuaje del globo ocular -mayormente conocido como Eyeball Tattoo- se está convirtiendo en una tendencia en la Argentina y en varios países de Latinoamérica. Surgió hace un par de años en Estados Unidos con el objetivo de cubrir cicatrices y marcas derivadas de enfermedades de la vista y hoy son muchos los que lo eligen para conseguir una estética alternativa.

Este tipo de tatuaje conlleva un procedimiento en general simple pero que requiere de extremo cuidado ya que la esclera –lo que vemos como la parte blanca del ojo- es una capa muy delgada y puede provocar  grandes lesiones en la visión en algunos casos irreversibles. Muchas personas se pintan pequeñas formas en los ojos y otras tantas, se tiñen en profundidad la esclera.

El tatuaje del globo ocular logra que la parte blanca del ojo adquiera cualquier color. | Imagen: planetacurioso.com

El Dr. Robert A. Kaufer, director médico de la Clínica de ojos Kaufer, alerta sobre los peligros de someterse a estos procedimientos ya que pueden llevar a la ceguera y a generar reacciones adversas severas como infecciones muy difíciles de tratar, hemorragias o perforaciones oculares. Asimismo, recalca que muchas veces el color del ojo refleja una enfermedad y al estar teñido, se hace difícil examinarlo y detectarlo a tiempo.

Joyas y bijouterie, también en los ojos

Otra novedad en ascenso es la colocación de pequeñas joyas o bijouterie en el espacio subconjuntival. La implantación de bijouterie ocular (Jewel Eye) consiste en la colocación de pequeñas joyas por debajo de la conjuntiva, es decir la membrana transparente y delgada que cubre la superficie ocular. También se pueden implantar en la córnea para ocultar cicatrices (leucomas). Estas joyas están hechas de titanio, tienen un tamaño no mayor a 3 mm de espesor y existen en diferentes formas.

Jewel Eye

Es un procedimiento rápido -no más de 15 minutos- en manos de personas no expertas, por lo que puede generar numerosas complicaciones. Además de molestias permanentes, las personas que se someten a esta práctica pueden sufrir desde una simple conjuntivitis hasta una infección severa, sangrados subconjuntivales, la perforación del globo ocular o incluso la pérdida total del ojo con ceguera permanente.