Sexo

Todo sobre el sexo durante el embarazo

por kidshealth.org | Traducción: Revista Magna

18/02/2014

¿Es seguro? ¿Es normal? ¿Por qué siento menos/más deseo? En el siguiente artículo te damos todas las respuestas a esas preguntas y preocupaciones propias de las parejas que esperan un hijo.

Todo sobre el sexo durante el embarazo

Si estás embarazada o planeas estarlo, seguramente encontraste mucha información sobre el sexo antes del embarazo –o sea, acerca de tener sexo para concebir- y sobre el sexo luego del parto (consenso general: esperá una vida sexual menos activa cuando hay un recién nacido en la casa). Sin embargo, se habla mucho menos del sexo durante el embarazo, quizás por la tendencia cultural de no relacionar a las futuras madres con la sexualidad. Como muchas personas que están a punto de ser madres y padres, debés tener preguntas sobre la seguridad del sexo y sobre qué es normal para la mayoría de las parejas. Bueno, lo que es normal es muy amplio, pero podés contar con el hecho de que va a haber cambios en tu vida sexual. Comunicarse abiertamente será la clave para tener relaciones sexuales seguras y satisfactorias durante el embarazo.

¿Es seguro el sexo durante el embarazo?

El sexo es considerado seguro durante todas las etapas de un embarazo normal. Pero, ¿qué es un embarazo normal? Es aquel que se considera de bajo riesgo para complicaciones como el aborto espontáneo o el parto prematuro. Hablá con tu doctor, tu partera u otra persona relacionada con la salud si no estás segura de pertenecer a esta categoría.

Por supuesto, que el sexo sea seguro durante el embarazo no necesariamente significa ¡qué vas a querer tenerlo! Muchas mujeres embarazadas encuentran que su deseo sexual varía durante ciertas etapas del embarazo. Además, muchas mujeres descubren que el sexo se vuelve incómodo a medida que sus cuerpos se hacen más grandes.

Vos y tu compañero deberán mantener las líneas de comunicación abiertas con respecto a su relación sexual. Hablen acerca de otras maneras de satisfacer su necesidad de intimidad, como besarse, acariciarse… También es posible que tengas que experimentar otras posiciones a la hora del sexo para encontrar aquellas que te resulten más cómodas.

Muchas mujeres se dan cuenta de que pierden su deseo y la motivación para tener relaciones sexuales a finales del embarazo. Esto es no sólo por su tamaño sino también porque están preocupadas por el parto inminente y la emoción de ser madre.

Cuándo no es seguro

  • Si te practica sexo oral, tu pareja no debe soplar dentro de tu vagina. Ese aire puede causar una embolia de aire (una obstrucción de un vaso sanguíneo por una burbuja de aire) que puede ser potencialmente mortal para la madre y el niño.
  • No debés tener relaciones sexuales con una pareja cuya historial sexual desconocés o que pueda tener una enfermedad de transmisión sexual como el herpes, verrugas genitales, clamidia o HIV. Si te infectás, la enfermedad puede ser transmitida a tu bebé con consecuencias potencialmente peligrosas.
  • Por otro lado, a veces los médicos no recomiendan el sexo anal durante el embarazo.

Si tu médico te anticipa o te detecta complicaciones significativas con tu embarazo, él o ella pueden llegar a aconsejar no tener relaciones sexuales. Los factores de riesgo más comunes son:

  • Antecedentes o amenaza de aborto espontáneo
  • Antecedentes de parto prematuro (previamente se ha tenido un bebé antes de las 37 semanas) o signos que indican riesgo de parto prematuro (como contracciones uterinas prematuras)
  • Sangrado vaginal inexplicable, flujo o calambres
  • Pérdida de líquido amniótico (el líquido que rodea al bebé)
  • Placenta previa, una condición en la cual la placenta (la estructura rica en sangre que alimenta al bebé) ha bajado tanto que cubre el cuello uterino (la abertura del útero)
  • Incompetencia cervical, una condición en la que el cuello uterino se debilita y se dilata (abre) prematuramente, aumentando el riesgo de parto prematuro o aborto involuntario
  • Fetos múltiples (gemelos, trillizos, etc.)

Preguntas y preocupaciones comunes

Estas son algunas de las preguntas más frecuentes sobre el sexo durante el embarazo:

¿Puede el sexo dañar a mi bebé?

No. Tu bebé está totalmente protegido por el saco amniótico (bolsa de paredes finas que contiene el feto y el líquido circundante) y los fuertes músculos del útero. También hay un tapón de moco espeso que sella el cuello del útero y ayuda a proteger contra la infección. El pene no entra en contacto con el feto durante las relaciones sexuales.

¿Puede el coito o el orgasmo causar aborto espontáneo o contracciones?

En los casos de embarazos normales de bajo riesgo, la respuesta es no. Las contracciones que podés sentir durante y justo después del orgasmo son totalmente diferentes de las contracciones asociadas con el trabajo. Sin embargo, podés consultar con tu médico para asegurarte de que tu embarazo cae en la categoría de bajo riesgo.

Algunos médicos también recomiendan que todas las mujeres dejen de tener sexo durante las últimas semanas de embarazo sólo como medida de seguridad, ya que el semen contiene una sustancia química que realmente puede estimular las contracciones. Consultá con tu médico/a para ver lo que él o ella piensa que es lo mejor.

¿Es normal que mi deseo sexual aumente o disminuya durante el embarazo?

En realidad, ambas posibilidades son normales (y también lo es todo lo que entre ambas cosas pueda surgir). Muchas mujeres embarazadas encuentran que los síntomas como fatiga, náuseas, sensibilidad en los senos y el aumento de la necesidad de orinar hacen del  sexo algo demasiado molesto, especialmente durante el primer trimestre. En general, la fatiga y las náuseas desaparecen durante el segundo trimestre, y algunas mujeres encuentran que su deseo de tener relaciones sexuales aumenta. Además, algunas mujeres encuentran que la posibilidad de olvidarse de las preocupaciones sobre la anticoncepción, combinada con un renovado sentido de cercanía con su pareja, hacen el sexo más satisfactorio. El deseo general cede de nuevo durante el tercer trimestre ya que el útero se vuelve aún más grande y la realidad de lo que está a punto de suceder está más presente.

Es probable que el deseo de tu pareja por tener relaciones sexuales también aumente o disminuya. Algunos se sienten aún más cercanos a su pareja embarazada y disfrutan de los cambios en su cuerpo. Otros pueden experimentar una disminución del deseo debido a la ansiedad por la paternidad, o debido a las preocupaciones por la salud de la madre y su hijo por nacer.

Tu pareja puede tener problemas para conciliar tu identidad como pareja sexual con tu nueva (y cada vez más visible) identidad de mujer embarazada. Una vez más, recordá que la comunicación con tu pareja puede ser de gran ayuda en el tratamiento de estos temas.

Cuándo llamar al médico

Llamá a tu médico si no estás convencida de que el sexo es seguro para vos. Asimismo, consultá si notás cualquier síntoma inusual después de la relación, como dolor, hemorragia o supuración, o si experimentás contracciones que parecen continuar después del sexo.

Recordá, "normal " es un término relativo cuando se trata de relaciones sexuales durante el embarazo. Vos y tu pareja tienen que discutir lo que se siente bien para los dos.