Tecnología

Trolls: los malosos de la Internet

por Marisol González Nazábal

13/12/2013

Si sos de los que ha tenido una mala experiencia con otro usuario porque criticó tus comentarios o te dejó en ridículo, te ayudamos a detectar a los que hacen todo para destruir foros y foristas.

Trolls: los malosos de la Internet
Algunas personas llegan a abandonar foros por las discusiones que estos malvados comienzan. | Imagen: Kotaku

Uno de los miedos de los periodistas actuales es que al publicar sus notas en Internet, los comentarios que reciban sean en su mayoría negativos. Por lo general esto no es así, siempre hay gente dispuesta a aportar algo más a un artículo con opiniones e información y habrá otros que estarán en desacuerdo pero sabrán cómo expresarlo de manera educada. Pero a quien todos temen es a aquel comentarista grosero, ofensivo y provocador, capaz de mentir con tal de dejar mal parado al autor de la nota o a otros usuarios. Para ese tipo de personas hay un vocablo en Internet nada sutil: troll.

Este neologismo fue creado para describir a este tipo de personas que, en forma intencional, desean crear controversias, generar incomodidades y ofender a otras personas en la red, sembrando discordia a su paso. Su trabajo se vuelve sencillo si consideramos el anonimato que aun puede conservarse en Internet. El único objetivo de su tarea es el entretenimiento y ver saciada su inmensa necesidad de llamar la atención.

“No alimentes a los trolls” es la consigna entre foristas e internautas. Imagen: boom.es

Esta palabrita, que tanto nos recuerda a aquellos muñecos un poco diabólicos de pelo de colores chillones y caras sonrientes, surgió en los grupos de noticias de Usenet (uno de los sistemas más antiguos de comunicaciones entre redes de computadoras, aún en uso) a finales de los ´80. El verbo inglés “troll” quiere decir “pescar al curricán”, una técnica de pesca deportiva que en realidad hace referencia en forma metafórica a la idea de “morder el anzuelo” y de “pescar” incautos.

Los espanta-contribuidores

En realidad, uno podría pensar que todo se solucionaría si directamente no se le prestara atención a los comentarios de los trolls. Sin embargo, no toda la gente se toma las cosas de la misma manera. Lo cierto es que muchos se sienten desanimados al recibir un comentario agresivo a algo que se dijo antes. Algunas personas llegan a abandonar foros por las discusiones que estos malvados comienzan y aquellos que estaban a punto de empezar a participar del tratamiento de un tema pueden echarse atrás por miedo a estos ataques.

El carácter agresivo de los comentarios de los trolls tienen también un efecto multiplicador, ya que gente que por general es afable en sus opiniones comienza a agredir luego de leer estos intercambios negativos, haciendo que los usuarios más antiguos que tenían una “buena relación” entre sí comiencen a discutir fuertemente o incluso, a insultarse.

Matar con la ignorancia

He aquí un pequeño truco para lidiar con los malosos de la Internet: si sospechas que te encontras ante la presencia de un troll, trata de responder de manera considerada y tranquila ya que simplemente se puede estar tratando de alguien que ese día se levantó con el pie izquierdo. Si la persona se calma, probablemente este sea el caso pero si se empeña en contestar en forma agresiva, seguramente sea un troll. De esta manera, lo único que podes hacer es recordarle al resto de los foristas o comentaristas que no hay que responderle a los trolls. No intentes razonar con ellos, no los insultes (ellos lo harán mejor que vos), sólo pierden cuando el resto los ignora.

Ha habido numerosos casos en los que debido a los ataques de los trolls, un foro ha debido cerrar. De esta manera, las víctimas de estos ataques luego advierten a través de medios como taringa.net que no los “alimenten” cediendo a sus escritos. Así, después de vivir una experiencia de este tipo, el usuario @gnza100 los clasifica de diferentes maneras:

Troll de un sólo golpe: Los mensajes comunmente intentan ser disruptivos y tienden a ser muy obvios para asegurarse de recibir respuestas enfadadas tales como “Ese foro es una verdadera %&$@! igual que los usuarios con su tema de &%$@?!”. En este caso es obvio que quiere que lo alimenten ya que acaba de “tirar el cebo”.

El troll puede crear mensajes con diferente tipos de contenido como groserías, ofensas, y mentiras difíciles de detectar. Imagen: dosisdiarias.com

Troll disruptor: Se les puede identificar por varias cosas y comúnmente no tienden a ser tan directos como el de un sólo golpe:

-Mensaje fuera de tema: el tema puede ser de música y el troll hablará del clima

-La ruptura de página: el troll pone una imagen grande y llena de caracteres para hacer ilegible el mensaje anterior

-Mensaje incendiario: un mensaje sexista, racista, clasista y odioso sin motivo alguno

Troll que busca atención: Parecido al disruptor, sólo que este no quiere arruinar el foro sino que los usuarios le presten atención a él alimentándolo de esta manera:

-Puede asegurar que es alguien que es imposible que sea como por ejemplo, un autentico samurai o el diablo

-Escribir con fallos deliberados como "...Qué gran saga fue Star Wars de Steven Spielberg..."

-Escribir intencionadamente un argumento escandaloso deliberadamente construido en torno a un fallo embrollado. Con frecuencia el autor se pondrá a la defensiva cuando el mensaje sea refutado, pero muchos pueden, sin embargo, continuar el hilo usando más argumentos erróneos, lo que se conoce como “alimentar” al troll.

Tengamos una Internet más divertida y menos agresiva

Si bien todos tenemos derecho a escribir lo que nos venga en gana porque así es Internet y porque las reglas de la libertad de expresión así lo definen, no podemos olvidarnos que para convivir en paz no podemos hablar con insultos o atacar a los demás por extraños que sean. Y menos por el simple hecho de divertirnos o de satisfacer una necesidad. Disfrutemos de las maravillas que nos ofrece Internet y desechemos aquello que no sirve.