Tecnología

¿Tuviste un mal día? Ahora podés echarle la culpa a Facebook

por

17/06/2014

¿Tuviste un mal día? Ahora podés echarle la culpa a Facebook

Los posts de tus amigos pueden ponerte de buen humor u ofuscarte según afirma un estudio publicado recientemente. Los datos sugieren que "las redes sociales pueden aumentar la intensidad de la sincronía emocional global".

Por Mark Prigg para dailymail.co.uk | Traducción: Revista Magna

Aunque probablemente nunca se te ocurrió, los posts –publicaciones en el muro- de Facebook pueden tener un efecto dramático en tu estado de ánimo y extenderse como un reguero de pólvora entre tus amigos. Esto fue lo que se concluyó luego de una investigación en la que se descubrió que las personas mejoran su estado de ánimo al ver mensajes positivos mientras que cuando ven uno negativo sucede lo contrario.

Los investigadores dicen que los resultados incluso llevaron a que los usuarios reflejen más felicidad o más hartazgo en sus propias actualizaciones de estado casi inmediatamente y que incluso el ver posts emotivos los llevaron a ser menos expresivos.

El nuevo estudio realizado por científicos sociales de Cornell, la Universidad de California, San Francisco (UCSF) y Facebook es el primero en sugerir que las emociones expresadas a través de las redes sociales influyen en los estados de ánimo de los demás.

Los estados de ánimo pueden expandirse de forma viral a través de las redes sociales. | Imagen: huffingtonpost.com

Los investigadores redujeron la cantidad de historias positivas o negativas que aparecían en el time line –o “inicio”- de 689.003 usuarios de Facebook seleccionados al azar, y encontraron que el llamado efecto "contagio emocional" trabajó en ambos sentidos.

Aquellos que recibieron menos mensajes positivos utilizaron mayor número de términos negativos en sus publicaciones. En cambio los usuarios que estuvieron menos expuestos a la negatividad de su entorno, se expresaban en un tono más positivo que el resto. Experimentos previos ya habían demostrado el contagio emocional en situaciones del mundo real.

Los investigadores nunca vieron el contenido de los mensajes reales debido a la política de uso de datos de Facebook; en cambio, contaron la aparición de palabras positivas y negativas en más de 3 millones de mensajes con un total de 122 millones de palabras. Los investigadores dicen que los mensajes generales fueron positivos -4 millones- y 1,8 millones fueron negativos.

"Lo que las personas sienten y dicen en un lugar puede extenderse a muchas partes del mundo ese mismo día", escribieron los autores del informe. Los datos sugieren que "las redes sociales pueden aumentar la intensidad de la sincronía emocional global".

Para probar si las emociones se contagiaban, observaron cómo cambiaban las actualizaciones cuando llovía. De esta manera, los investigadores encontraron que los mensajes negativos de Facebook aumentaban un 1,16% y los mensajes positivos disminuían un 1,19% cuando el clima era malo. Entonces, observaron los mensajes de las personas que eran amigas de los afectados por la lluvia, pero que vivían en ciudades en las que el tiempo no era necesariamente tan malo. El resultado fue que cada mensaje “gris” generaba 1,29 mensajes más negativos de lo normal entre los amigos de las personas. Sorprendentemente, los estados felices tuvieron un impacto aún más fuerte: si un usuario publicaba una declaración optimista, se generaba un extra de 1,75 mensajes positivos. "Estos resultados implican que las propias emociones pueden ondular a través de las redes sociales y generar una sincronía a gran escala, que da lugar a grupos de personas felices e infelices", escribieron los autores del informe.

La próxima vez que veamos una nube negra en el cielo, en vez de quejarnos por Facebook sólo lo comentaremos en algún ascensor.