Tecnología

Un vistazo a ese otro YouTuber: el adulto

por Ana Virginia Lona

10/11/2016

Sobreidentificamos ciertas actividades y usos de las redes sociales con los adolescentes, un poco por falta de curiosidad y un poco por prejuicio. Sin embargo, los adultos también son capaces de mostrar sus ideas, su arte o aquello que quieran expresar mediante interesantes canales de YouTube.

Un vistazo a ese otro YouTuber: el adulto
Aldo Bartra es uno de los peruanos más vistos en YouTube, gracias a su canal “El Robot de Platón”, dedicado a la ciencia, la educación y la cultura general.

Estamos acostumbrados a escuchar hablar de los famosos YouTubers o vlogueros que cosechan millones de seguidores. Su popularidad crece cuanto más hablamos sobre ellos, como es el caso de El Rubius, Hola Soy German o Dross, por nombrar algunos. Sin embargo...

...la exclusividad no la tienen los adolescentes

Dross es mayor que los ya mencionados, y creo que ahí está el punto que lo diferencia de ellos: su público es variado en edad, aunque suele identificarse el objetivo de su contenido con los adolescentes. Publica dos tipos de videos: unos sobre juegos y otros sobre historias curiosas, misteriosas o de terror. Estos últimos son los que atraen al público más variado.

Para afirmar lo antes dicho, voy a contar algo personal: uno de mis hermanos conoció los videos de Dross a través de videos sobre juegos y yo a través de sus historias. Pero la idea no era hablar de los YouTubers que tienen mucha prensa sino de otros que producen y publican videos con temáticas variadas y no apuntan exclusivamente a buscar público adolescente.

Evidentemente, si uno se enfoca en determinadas transmisiones de YouTube, siempre se encontrará con ciertos grupos que interactúan casi exclusivamente entre sí y tratan grosso modo los mismos temas. Basta con hacer un par de clicks para encontrarse con que YouTube es una herramienta utilizada por muchísimas personas adultas que han sabido encontrar una vía de expresión y de intercambio de ideas al igual que los adolescentes.

Este tipo de vlogueros explora temas muy variados. Los que son tabú, en algunos casos, o son abordados desde otra perspectiva, en otros. Algunos de ellos muestran su vida cotidiana en algún país extranjero. Están también los que utilizan el canal para transmitir un saber o una habilidad de alguna disciplina o campo de conocimiento.

En este artículo se presentarán sólo algunos, aquellos de los que no vamos a ver a menudo en la TV ni en los diarios más importantes del país. La idea es acercarnos un poco a los que quedan ocultos entre tanto tráfico de voces e imágenes.

Los hay que tratan tópicos polémicos, otros que muestran su vida cotidiana junto a su familia, algunos comentan sus lecturas y opiniones, así como aquellos que utilizan la red social de videos para compartir conocimiento sobre alguna disciplina o afición. La mayoría utiliza este medio para ganar algo de dinero, por supuesto.

La tarea de filmar, editar y publicar videos, junto con las demás actividades en otras redes sociales, es un trabajo que requiere horas de dedicación y también de conocimiento en el uso de ciertas herramientas que faciliten la tarea. En muchos casos suelen tener una actividad laboral aparte de la del videoblog.

Videoblogs sobre salud, belleza y familia

Si bien la salud no es un espacio exclusivo de las mujeres, en esta corta lista lo copan:

Ana Moreno, española, es una coach nutricional con más de 20 años en el tema. Internet se ha convertido en un espacio para que pueda darse a conocer pero también para acercar las ideas y temas que la motivan. En su canal, Ana publica conferencias y entrevistas que combina con una interacción constante con sus seguidores: responde consultas, dudas y hasta críticas.

Bellisssimaa2 TV es el canal de una dominicana, Nelsy Michael, que vive con su marido y sus hijos en la ciudad alemana de Stuttgart. Sus videos presentan su cotidianeidad como mamá, los hábitos y costumbres de una familia intercultural, compuesta por una dominicana y un alemán. Sostiene su canal con la publicidad de algún producto, lo que le permite su permanencia en la red con publicaciones diarias.

Otra vloguera, la mexicana Ruth, comparte en su canal Ruti Beauty&Vlogs las experiencias vividas con su marido y su hijito en Japón, donde reside desde hace ocho años. El propósito de su canal es el de ser un puente entre dos culturas, la de su país natal y la de su familia. También lo utiliza para vender y publicitar productos.

Gina Morano es una esteticista colombiana que vive en Estados Unidos. En su canal ofrece tutoriales sobre belleza e información sobre productos y recetas caseras con ingredientes sin productos químicos. Gina ha capitalizado su conocimiento, adquirido en el seno familiar primero y profundizado con estudios luego, sobre alternativas naturales para la belleza y el cuidado de la salud. Además de la monetización de sus videos, Gina tiene un emprendimiento propio: la venta de su propia línea de productos naturales llamada Pink Tomato Belleza Natural. Esta forma de comunicarse con su público-consumidor le permite tener una comunicación fluida con él y adaptar los productos a la demanda, al mismo tiempo que promueve un estilo de vida adoptado de pequeña.

Elena Malova es una instructora de yoga rusa que vive en Chile desde el 2009. En su canal publica videos en español con instrucciones para hacer yoga en casa. Ha publicado libros sobre el yoga y deportes.

Videoblogs que comparten saberes

Sean estos legitimados o no, análisis, lecturas y reflexiones sobre temas diversos y con diferentes puntos de vista:

Pero eso es otra Historia es el espacio que busca enseñar historia con una pizca de humor. La idea es de un guionista español, Guionista Enfurecido.

El peruano Aldo Bartra, comunicador social residente en Nueva Zelanda, es el creador del canal El Robot de Platón. Este sí ha sido mencionado en algunos medios de su país, por ser el canal de educación y ciencia más visitado de YouTube.

José Allende, desde México, publica videos sobre actuación y dirección cinematográfica con colegas de todo el mundo. El actor propone que este espacio sea una vía de expresión pero que también sirva para experimentar técnicas relacionadas con el arte dramático.

Iván Martínez, un Licenciado en Informática español, comparte en el canal Vm Gran Misterio sus lecturas sobre tópicos que quedan fuera del conocimiento legitimado por la perspectiva, es decir, la disciplina desde la que se los aborda. Iván intenta siempre dar un punto de vista basado en lecturas de textos, con el cual pretende entretener e invitar a la reflexión.

José Manuel Goig es otro vloguero bastante activo. En su canal, el español comparte información y análisis con el resto de los usuarios sobre temas económicos, sociales y culturales. Su punto de vista es bastante polémico, teniendo en cuenta que no es la perspectiva que usualmente vemos entre los comunicadores legitimados. Sin embargo, me parece interesante escuchar todas las voces que surgen de la experiencia de esta realidad compleja que nos toca vivir .

Este fue un recorrido muy pero muy breve entre la gran cantidad de canales que podemos encontrar en YouTube y la lista podría aumentar un poco si sumamos los de otras plataformas menos utilizadas entre los usuarios hispanohablantes.

La variedad de expresiones y de experiencias

Lo importante no es si tal o cual actividad, dentro o fuera de internet, debe ser exclusiva para adultos o para adolescentes, lo que importa es que podamos aprovechar todos las herramientas para expresarnos, sea artísticamente, sea mediante nuestra reflexión y análisis, sea compartiendo nuestro conocimiento.

La tarea no es fácil, no siempre se puede acceder a esas herramientas y tampoco ayuda demasiado la saturación de publicaciones poco serias y superficiales. Sin embargo, aún esa forma poco valorada de participar y de aportar a las ideas con las cuales identificamos la realidad, la conforman.

Los que solemos navegar bastante en YouTube sabemos que los canales estadounidenses y europeos, especialmente, tienen una mayor participación de los adultos. La poca cantidad de canales latinoamericanos se nota mucho, sobre todo cuando uno busca alguna reflexión que esté relacionada con nuestro continente.

Aún así, aunque esto sea evidente, sigue sorprendiéndome cuando escucho entre los comunicadores de los medios convencionales que las redes sociales las utilizan sólo los adolescentes. Sería bueno que comencemos nosotros a apostar nuestra presencia allí, no sólo como público sino como productores, en espacios que bien podrían servirnos para expresarnos.