Cultura

Una butaca reservada para Julio Cortázar

por

26/05/2015

Una butaca reservada para Julio Cortázar

La narrativa de Julio Cortázar ofrece al cine múltiples perspectivas multidimensionales para contar una historia. El séptimo arte toma una o varias de ellas para contárnosla o para evocar la atmósfera cortazariana de sus textos. Cada adaptación cinematográfica de un texto es una interpretación y no necesariamente es un intento de lograr una copia fiel de este. Lo interesante de las adaptaciones es precisamente esta interpretación propia de los textos.

Por Ana Virginia Lona

El cine y la literatura han tenido un diálogo fluido desde sus comienzos. Eso sí, fluido no significa necesariamente armonioso. La adaptación cinematográfica no es una tarea fácil pero es una que vale la pena llevar a cabo. Los fines de la adaptación cinematográfica no siempre tienen que ver con una intención de lograr una copia fiel de la obra literaria, muchas veces esta sirve como musa de una idea, de una atmósfera creada por los personajes o la forma narrativa.

Si bien no son tantos los títulos que llevaron al cine los cuentos del escritor, el número de ellos parece mucho mayor si se tiene en cuenta el desafío que plantea la adaptación de su narrativa. Esta juega con el tiempo y el espacio de tal manera que pareciera que estamos leyendo historias que transcurren en varias dimensiones distintas que se cruzan por momentos y forman otra dimensión paralela, única y con otros parámetros de espacio-tiempo.

El libro más prolífico, en cuanto a producciones cinematográficas, fue Las armas secretas, publicado en 1959. Varios de los cuentos que conforman la publicación fueron llevados al cine por dos argentinos y un italiano. Manuel Antín comenzó el recorrido de las adaptaciones en 1961, seguido por Osías Wilenski, en 1965. El italiano Michelangelo Antonioni contribuyó a que las ventas de los libros de Cortázar aumentaran en todo el mundo luego de estrenar su película en 1966.

Dato curioso: Cortázar aparece en una de las fotografías mostradas en la película ítalo-británica de 1966. | Imagen: vivecinescrupulos.blogspot.com

Otra publicación que vio la luz en las salas de cine fue Todos los fuegos el fuego (1966). Dos películas europeas, una francesa y una italiana, son adaptaciones del cuento “La autopista del sur”, y una película argentina del 2008, dirigida por Diego Sabanés, tomó “La salud de los enfermos” como principal fuente adaptativa, cuento perteneciente a esta publicación.

Otros cuentos de publicaciones como Octaedro (1974), Deshoras (1983) e Historias de Cronopios y de Famas (1962) inspiraron a cineastas para contar su propia lectura de los textos de Cortázar.

Los secretos y sus derivados

El camino de la adaptación de sus cuentos lo inició el argentino Manuel Antín, quien se reconoció como un escritor frustrado y encontró en las obras de Cortázar una narrativa que intentó escribir sin éxito. Sin embargo, su vía de expresión fue el cine. Así concretó la realización de La cifra impar (1961), película basada en un cuento de “Cartas de mamá” perteneciente a la publicación Las armas secretas (1959).

A principios del sesenta, el escritor no era popular, sólo era conocido entre los amantes de la literatura. El primer film de Antín llevó a Cortázar a traspasar los límites de los círculos literarios. Esto no significa que las obras de Cortázar no hubieran podido lograrlo por sí solas pero el cine, por su formato, llega a lectores impensados o a potenciales lectores.

Luego de La cifra impar, Antín filmó dos películas más: Circe (1964), basada en el cuento homónimo publicado en Bestiario (1951) e Intimidad de los parques (1965), película basada en los cuentos “Continuidad de los parques” y “El ídolo de las Cícladas” del libro Final del juego (1956). Esta última no tuvo éxito y Antín no volvió a adaptar obras de Cortázar.

En el film, el protagonista dibuja rutas del subterráneo de San Pablo y persigue a mujeres con el objetivo de encontrar a una que elija alguna de esas rutas. | Imagen: proyectorfantasma.com.ar

Ese mismo año, 1965, se estrenó El perseguidor dirigida por el realizador argentino Osías Wilenski quien adaptó el cuento homónimo publicado en el libro Las armas secretas (1959). Un año más tarde, la fama internacional vino con la adaptación de Blow-up del director italiano Michelangelo Antonioni. Esta vez, el director tomó una idea del cuento “Las babas del diablo”, para reinterpretarla y llevar a la pantalla una historia que mantiene la atmósfera cortazariana a pesar de ser una adaptación libre.

Todos los filmes, el cuento

En 2008, Diego Sabanés nos trae su propia lectura de las obras de Cortázar con Mentiras piadosas, la cual partió del cuento “La salud de los enfermos”, aunque Alice Favaro1 encuentra otros textos jugando con la historia que narra Sabanés en su película, entre ellos, “Cartas de mamá” del libro Las armas secretas (1959), “Casa tomada” y “Carta a una señorita en París” de Bestiario (1951).

“La autopista del sur”, cuento publicado en el libro Todos los fuegos, el fuego (1966) llevó a dos directores europeos, en dos décadas diferentes, a filmar la idea del atasco en una autopista. Jean-Luc Godard dirigió Weekend (1967) y Luigi Comencini Le grand embouteillage (1979).

“Diario para un cuento”, publicado en el libro Deshoras (1983) inspiró la película homónima dirigida por Jana Bokova. La directora partió del cuento para poner a Cortázar en el centro de la escena, como protagonista.

La idea del embotellamiento, propuesta por Cortázar en "La autopista del sur", convenció a Luigi Comencini de filmar esta película presentada en el Festival de Cannes de 1979. | Imagen: mad-movies.com

El director brasilero Roberto Gervitz filmó Jogo subterrâneo (2005) basada en el cuento “Manuscrito encontrado en un bolsillo” publicado en el libro Octaedro (1974).

Cuento animado

La última película basada en la producción literaria del autor belga es una animación dirigida por Julio César Ludueña, Historias de cronopios y de famas (2014). En ella vemos dar vida a varios cuentos del libro homónimo publicado en 1962. Varios artistas plásticos participaron en la realización de la película por lo que constituye una obra interesante desde varios aspectos que trascienden lo literario y lo fílmico. Quizás sea la propuesta que mejor expresa el universo cortazariano, que parece traspasar cualquier frontera expresiva.


  1. Favaro, A. (2014) Estudio acerca de una transposición de “La salud de los enfermos” a Mentiras piadosas. Cuadernos del Hipogrifo. Nº 2 de Revista de Literatura Hispanoamericana y Comparada. 143-158