Sociedad

Una meta saludable para este nuevo año: dormir más y mejor

por

31/12/2013

Una meta saludable para este nuevo año: dormir más y mejor

Está comprobado que un descanso correcto puede contribuir a que mantengas tu peso, mejores tu memoria y vivas más tiempo. Un artículo que te hará querer estar en los brazos de Morfeo.

Por Sarah Klein para The Huffington Post | Traducción: Revista Magna              

Todo el mundo quiere comenzar el 2014 con el pie derecho. Pero, como muchos de nosotros sabemos muy bien, las mejores intenciones de Año Nuevo para ponerse en forma, perder peso, comer más nutritivamente, estresarse menos y ahorrar más dinero pueden fácilmente quedar en la nada.

Parte de la naturaleza reparadora del sueño puede transportar recuerdos de corto plazo para el almacenamiento a largo plazo. Imagen cortesía de Graur Codrin | FreeDigitalPhotos.net

Aunque parezca increíble, la razón por la cual tus metas no llegan a buen puerto puede tener que ver con que estás haciendo caso omiso a un componente simple pero potente de la salud: el sueño.

"Mejorar el sueño durante la noche puede ser realmente muy eficaz para mejorar la calidad de vida durante el día," dice el Dr. Alon Avidan, profesor de neurología y director del Centro de Trastornos del Sueño de la UCLA.

"Hay una creencia entre los pacientes de que pueden sobrevivir con cuatro o cinco horas de sueño", explica Avidan. "Sabemos que la privación del sueño es peligrosa."

Y no sólo mientras se conduce un tren o un avión o un coche. La vida cotidiana es cada vez más peligrosa sin el descanso adecuado en diferentes pero significativas formas.

El sueño, el hambre y el aumento de peso

El poco sueño tiene una relación bien documentada con el aumento de peso y la obesidad, pero la explicación sobre por qué la falta de sueño repercute en la silueta aún no está totalmente entendida. Sin embargo, varios estudios arrojan luz sobre diversos aspectos de esta relación complicada.

Puede ser que las personas que duermen poco simplemente tienen más tiempo para comer. Quienes se acuestan tarde parecen ser más propensos a “picar” por la noche y a ganar más calorías en general. La fatiga también parece nublar la mente de una manera que hace que sea más difícil seleccionar alimentos nutritivos y más fácil llenar los carritos de compras de manera impulsiva con productos de alto contenido calórico. Y encima de todo, no dormir lo suficiente parece desencadenar el hambre, probablemente debido a un desequilibrio de las hormonas que controlan esos ataques. En un estudio de 2012, investigadores encontraron que el poco sueño aumentó los niveles de grelina, lo que desencadena el hambre en los hombres, y los niveles de una hormona que suprime el apetito llamada GLP-1 en las mujeres bajaron, según informa The Wall Street Journal.

Sueño y memoria

Durante la fase de movimientos oculares rápidos o REM del sueño el cerebro sigue activo, como si estuviera despierto. Es por eso que esta fase es tan comúnmente asociada con las funciones de aprendizaje y memoria del sueño. Parte de la naturaleza reparadora del sueño puede transportar recuerdos de corto plazo para el almacenamiento a largo plazo, según un estudio de 2013. La degeneración del cerebro asociada a escatimar sueño hace que a veces esto sea imposible.

Reserva la habitación sólo para dormir y tener sexo. Evita también el TV mientras permanezcas en ella. Imagen cortesía de Maggie Smith | FreeDigitalPhotos.net Sueño y longevidad

Escatimar sueño aumenta el riesgo no sólo para las crisis de salud potencialmente mortales como ACV´s, ataques al corazón y cáncer, sino que también aumenta las posibilidades de morir más joven por cualquier causa. Las personas que regularmente duermen menos de seis horas por noche tienen un 12% más de probabilidades de morir durante los siguientes 25 años que las personas que duermen entre seis y ocho horas por noche, según un estudio publicado en la revista Sleep.

¿Qué podés hacer?

Es un buen momento para que te comprometas a dormir más y mejor. Incluso hay cosas que podes hacer esta noche, dice Avidan, como reservar la habitación sólo para dormir y tener sexo o evitar la cafeína luego del atardecer. "La televisión es mi enemigo número uno como médico del sueño", dice, sobre todo si esa caja boba está en el dormitorio, ya que emite luz artificial perjudicial.

Trata de ponerte una meta sobre el sueño este año: intenta dejar el teléfono fuera del dormitorio o consulta por fin con el médico por tus ronquidos. O tal vez este es el año en que tengas que dejar de decir cosas como: "¡Voy a dormir cuando esté muerto!" y empezar a dar prioridad a tus horas de descanso. ¡Suerte!