Sociedad

“¿Va con b o con v?” La ortografía, esa señora gruñona

por Ana Virginia Lona

18/06/2016

Evitar los errores ortográficos no nos hace mejores personas pero sí ayuda a comprendernos mejor y a no vivir momentos embarazosos.

“¿Va con b o con v?” La ortografía, esa señora gruñona
La mala ortografía también puede corregirse haciendo uso de las mismísimas redes sociales. | Imagen: lamandragora-alicia.blogspot.com.ar

Si lleva “h” o no, si tal palabra lleva acento... todo bien, no es grave preguntar, ni mucho menos que nos inunde la duda y nos sintamos todos burros. Lo preocupante es cuando no las tenemos ni tampoco queremos tenerlas… y me refiero a las dudas ortográficas. No, no digo que nos convirtamos todos en sucursales de la Real Academia Española. Tampoco es para tanto. Lo que digo es que, al menos, conozcamos cuáles son las reglas básicas de nuestra lengua escrita.

Hay una tendencia a creer que si respetamos las reglas ortográficas estamos contribuyendo a que la lengua no siga su curso natural: el del cambio constante. Es medio apocalíptica la idea, me parece. La lengua cambiará de todas maneras, lo hace(mos) todo el tiempo.

Es verdad que la fijación de ciertas reglas lleva a que ésta tenga cierta estabilidad pero nada es definitivo. Tampoco podemos dejar de lado que la lengua es una expresión de una cosmovisión de una cultura en un periodo, pero ahora vamos a pensar en escribir correctamente, sólo para comprendernos mejor.

Dejando de lado las cuestiones políticas, al menos evitemos este tipo de situaciones incómodas:

Revista Magna
El autor gastó dinero en un cartel poco eficaz. | Imagen: buzzfeed.com



Escribir bien no es de ñoños

Muchos me dirán que no tienen tiempo de tomar un libro y sentarse a estudiar las reglas. O que es aburrido. Sin embargo, hay formas de aprender la lengua escrita de manera divertida y hasta sin darnos cuenta.

Una de ellas es leer (esto tampoco tiene que ser de ñoños, por favor). Si otra vez el tiempo es un problema, comiencen con un libro de cuentos. Lean en el baño o un ratito antes de dormir.

Si no pueden comprar algunos de los manuales de ortografía o un diccionario, otra opción es consultar versiones confiables en internet desde la computadora o desde el celular.

La consulta del diccionario es otra manera de sacarnos las dudas. Casi todos tenemos uno en casa. Pero, si no es el caso, pueden consultar estos en línea: Diccionario de la RAE o Wordreference.

Otra forma de aprender las reglas es usando las redes sociales. Millones de internautas en el mundo comparten las reglas ortográficas del español gratis en blogs, sitios webs y redes sociales. La mayoría de ellos son estudiosos de la lengua: traductores, profesores de español o autodidactas. Toda la información se puede corroborar en sitios oficiales de la Real Academia Española (RAE) y las academias de lengua de cada país en Latinoamérica.

Revista Magna
¿La buena ortografía puede salvarnos la vida? Sí, según esta ilustración de Alberto Montt.

La RAE tiene en Twitter una etiqueta con la cual se pueden sacar las dudas: #RAEconsultas. La academia comparte la versión digitalizada del manual de ortografía en su sitio web.

También hay numerosas páginas, entre ellas, Fundeu BBVA, el blog de SinFaltas.com, Castellano actual, Reglas de la Ortografía o el Blog de Lengua.

En las redes sociales se publican muchas páginas en Facebook y perfiles en Twitter, algunos de ellos son La mala ortografía, Ortografía, Gramática y ortografía española, Datos ortográficos y Es la ortografía. Algunos de ellos están también presentes en Instagram.

Como ven, son varios los espacios virtuales donde podemos consultar para sacarnos dudas.

Escribir mal no es de mala persona

Tener errores ortográficos puede decir algo sobre nuestra educación formal pero no sobre nuestra personalidad ni nuestra moral. Evitar los errores ortográficos no nos hace tampoco mejores personas ni críticos agudos de la realidad. Desde el punto de vista meramente instrumental, nos ayuda a comprendernos mejor y a evitar momentos embarazosos en una entrevista laboral, por ejemplo.

Con este pantallazo sobre cómo utilizar las herramientas virtuales para aprender ortografía desde nuestra computadora, tableta o celular, ya no hay excusas para comenzar.