Cultura

Volver al dictado

por Ana Virginia Lona

26/09/2016

Considerada como parte del pasado, esta práctica para la enseñanza de la lengua y la literatura está tomando un nuevo aire ante la evidente falta de calidad en la redacción de jóvenes y adultos.

Volver al dictado

El dictado en clases se ha dejado de lado por ser considerado anacrónico, vetusto e inútil. Sin embargo, los beneficios que trae, entre otras estrategias para mejorar la comprensión lectora y la redacción, han quedado ocultos bajo este prejuicio sobre el pasado.

Los formadores de docentes y los que trabajan con la lengua han notado que no sólo se ha abandonado esta práctica, sino que también se le ha restado importancia al conocimiento de las reglas ortográficas en la formación de todos los niveles.

Saber las reglas ortográficas no se trata sólo de aprenderlas en la infancia para luego olvidarlas, total… qué más da, si nadie me tomará examen. Todo muy relajado, pero ahora escribimos más que nunca ¿Cómo que no es así? ¿Y Facebook, WhatsApp, Twitter e Instagram? ¿Y qué hacemos cuando nos presentamos a un puesto laboral en el que nos exigen buena ortografía? Ahí no está el horno para bollos, ¿verdad?

Mucho antes que Francia resolviera, en el 20151, volver al dictado en la enseñanza de la lengua, en Córdoba (Argentina) la iniciativa está puesta en marcha desde hace años por el impulso de una docente consciente del valor de la buena redacción y la comprensión lectora.

La Lic. Ana María Florit, docente de la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Córdoba y formadora de docentes, afirma que el dictado, entre otras prácticas habituales en la enseñanza de la lengua y la literatura, ha sido relegado en detrimento de una pérdida de la capacidad para la comprensión de textos y para la buena redacción.

Florit, en una entrevista que dio en Cadena 3 de Córdoba2, asegura que el que no conoce las reglas ortográficas es un “discapacitado social”, ya que la ortografía “es un bien social”.

La práctica del dictado en nuestra lengua para aprender la ortografía no sólo es importante para los niños, también lo es para los adultos.

Evidentemente, no es la única manera de aprender y reforzar el conocimiento de las reglas ortográficas, existen muchas otras maneras de hacerlo. Lo que plantean los que apoyan esta práctica es que, además de abandonarla, también se ha relegado la enseñanza de la ortografía a un lugar accesorio, casi como una opción sólo para algunos que aspiran a trabajar específicamente con la lengua.

Ejemplos de la importancia de la buena redacción hay muchos, ¿quién no vio alguna vez un cuaderno de comunicaciones con errores de la docente? ¿y si el abogado no sabe redactar bien la nota que nos beneficiaría con alguna resolución judicial? ¿Y si perdiéramos una oportunidad laboral porque el requisito era un buen conocimiento de la lengua? Tal como ocurrió en el 2015 en Mendoza: allí, casi el 75% de los aspirantes a puestos en el Poder Judicial de esa provincia quedaron fuera de la selección por no aprobar la evaluación ortográfica3.

Los invitamos a leer el artículo “¿Va con b o con v?” La ortografía, esa señora gruñona en Revista Magna, en el que habíamos comentado la importancia de la ortografía y hemos compartido algunas estrategias para sacarse dudas con herramientas virtuales que nos ayuden a mejorarla.


1. Retour aux fondamentaux : dictée, lecture et calcul mental de LaNouvelleRépublique.fr

2. En Lenguas, el "dictado" es obligatorio para rendir finales de Cadena3.com

3. Bochazo masivo en el Poder Judicial de Mendoza por faltas de ortografía en Infobae.com