Cultura

WhatsApp: ¿Me ama o no me ama?

por El Bravucón

15/04/2014

Si frases como “No me contesta pero se conectó hace dos minutos, para mí le pasa algo” o “Me dijo que se iba al partido pero está on line, debe estar con otra” te resultan familiares, esta nota es para vos.

WhatsApp: ¿Me ama o no me ama?
Aplicaciones como WhatsApp son "muy favorables" al principio para las relaciones, pero con el tiempo empiezan a revelarse sus efectos negativos. | Imagen: audienciaelectronica.net

A la esclavitud y dependencia a las que ya nos tienen acostumbrados los teléfonos inteligentes, de un tiempo a esta parte se le sumó una diabólica aplicación llamada WhatsApp (más conocida como “Wasap”, algo así como “Qué onda”), muy popular por permitir enviar y recibir mensajes mediante internet de manera gratuita, haciendo pasar a la historia a los amigables SMS.

Los más modernos empezaron a caretearla desde temprano con eso de “¿tenés WhatsApp?”, generando caras de traste en quienes no lo tenían y una fuerte desesperación por hacerse con él. Lo que NADIE imaginó nunca es cómo descargárselo pasaría a cumplir un rol fundamental en su vida.

La primera confusión surge con las famosas tildes. Muchos creyeron en un principio que el “doble check” significaba que la otra persona había leído el mensaje. El ver que no respondía en el mismo instante provocó múltiples pre-infartos, ataques de ansiedad, delirios de personalidad múltiple y todo tipo de nuevos insultos que no reproduciremos en esta oportunidad.

Las histéricas, los celosos… bah, en general, los inseguros pegaban el grito en el cielo: “¡Este “#$%&()==)(/&%&? vio lo que le escribí hace 5 minutos y todavía no me contesta! ¡¿Estará con otro/a?!”. Debido a semejante confusión general, los propios responsables de la compañía tuvieron que salir a explicarlo: "El doble check no significa que el mensaje haya sido leído, sólo que fue entregado en el dispositivo del destinatario".

Con esto en claro, nos enteramos que la única forma de saber si la persona vio el mensaje es la de revisar la hora de su última conexión. Y ahí es donde volvieron los panic attacks, el mirar como un enfermo cada dos segundos el teléfono a ver si el ser amado se conectó, el controlar las milésimas de segundo que tarda en contestar, el devanarse los sesos pensando por qué dijo que se iba a dormir a las 22.00 pero se volvió a conectar a las 02.05… y AGARRATE si saliste la noche anterior y justo te escribió un amigo a las 7 am preguntándote si te quedaste con sus puchos. Ni bien te levantes vas a tener a tu novia en la puerta tratándote de degenerado e intentando arrancarte el teléfono para ver con qué clase de mujerzuela te escribías a esas horas de la madrugada.

Otro clásico ejemplo del malestar que nos genera el WhatsApp: Estas tomando mate con tus amigos y en un ataque de amor desenfrenado le mandas un mensaje romántico a tu mujer. Pasan los crueles minutos y ella no responde. Las posibilidades pueden ser muchas, pero las más barajadas son las siguientes:

a) Está con otro

b) Me va a dejar

c) Está con otro y me va a dejar

Claaaaaaaaaaaro, ¿para qué vamos a pensar que se quedó sin batería, que perdió el teléfono o que está en una reunión importante? ¿No es OBVIO que está tramando algo horrible y macabro para destrozarnos?

Otra poderosa forma de control actual a través de WhatsApp es la de evaluar el estado de ánimo del otro a través de lo que escribe (o, también, de lo que no escribe): “Le desee suerte en la reunión de hoy y me respondió ´Ok´, él nunca hace eso, para mí le pasa algo”. Y sí mi amorrrrrr, ¡¿está por enfrentarse a la entrevista de trabajo de su vida y vos con tu cerebrito egoísta estás esperando que te mande un discurso diciéndote lo hermosa que sos?!

Loco, ¿y si aflojamos con la paranoia?, ¿Y si volvemos al clásico llamadito y nos dejamos de joder con estos inventos modernos? Dejá de mirar el teléfono y prestale atención a tu pareja que seguramente a esta altura ya está re podrid@ de verte con ese aparatito del demonio.

Les dejo un interesante video, muy visto en YouTube por reflejar perfectamente la estupidez humana en estas cuestiones del WhatsApp y del "Síndrome del doble check":